Buscar en este blog

lunes, 24 de enero de 2011

EN BOLIVIA SE PUBLICA"PUENTES. POESÍA CROATA: DIEZ POETAS CONTEMPORÁNEOS" CON TRADUCCIÓN DE ŽELJKA LOVRENCIC



"PRÓLOGO"
 A 
"PUENTES. POESÍA CROATA: DIEZ POETAS CONTEMPORÁNEOS"  

DE ŽELJKA LOVRENCIC


Existen diferentes formas de relacionar los mundos. La cultura es quizá aquella que lo hace de la mejor manera porque puede entrar en los rincones donde no entran ni la política ni la economía. A través de la literatura, la música, el cine, la pintura, es más fácil acercar dos culturas lejanas porque espontáneamente dirigen sus pasos una a la otra.
Yo como carrera elegí el trabajo literario porque quiero unir a través de la palabra dos mundos que quiero - el croata y el hispano. Habiendo vivido varios años en la América Latina  -  Méjico y Chile,  y viajando por muchos otros países de este continente y por España, tuve la oportunidad de conocer la rica cultura de estos países. Ahora trato de presentarla en mi patria   traduciendo obras de los autores de habla hispana o escribiendo sobre ellos. He presentado al público croata autores de Bolivia, Chile, Méjico, Argentina, España, Cuba, Colombia... Pero, eso es sólo una pequeña parte, una gota en el mar de la extensa producción cultural de estos países que con su  literatura marcaron los años sesenta y setenta del siglo pasado.
Las relaciones entre Croacia y los países hispanohablantes existen ya hace siglos; desde cuando los europeos fueron a conocer el nuevo mundo. Hubo varias olas de emigración croata a los países de la América del Sur donde, por esa razón, hoy vive un significativo número de los ciudadanos de origen croata. Ellos se encuentran especialmente en Chile y Argentina donde nuestra diáspora juega un importante papel. Los croatas también fueron a Bolivia; allí estuve en el año de 1999 y en seguida supe que un día iba a volver, porque este país andino me encantó. De su rica literatura me enteré hojeando la revista Simpson 7 que edita la Sociedad de Escritores Chilenos. Me gustaron tanto los cuentos de nueve autores bolivianos que los traduje al croata y presenté en una selección de cuentos chileno - bolivianos titulada Cuentos Andinos, que por su temática despertó gran interés en el público croata. También traduje los Cuentos Tristes, un excelente libro del destacado autor boliviano Manuel Vargas. A nosotros nos gustan las estupendas y algo exóticas obras de autores bolivianos.
Y los puentes unen dos partes. Por eso ahora presento un panorama de la poesía croata contemporánea -  diez autores con diez de sus poemas. Por supuesto, se trata sólo de una diminuta parte de la obra poética croata. Croacia es un  país pequeño de rica y antigua cultura y hacemos grandes esfuerzos para presentarla en el extranjero. La Sociedad de Escritores Croatas tiene un papel muy importante en la divulgación de la cultura y la literatura croatas en el mundo. La revista Most /The Bridge (El Puente) es uno de sus medios de divulgación; en ella se publican constantemente noticias sobre los acontecimientos literarios y culturales, reseñas de nuevos libros, traducciones de la literatura croata a idiomas extranjeros etc. La revista se edita en inglés pero tiene también  partes en francés, alemán, italiano y español. Empecé a colaborar con ella en el año 2003 y desde entonces traduzco poemas o partes de obras en prosa de destacados autores croatas. Las traducciones de algunos poemas de los autores que presento en este libro, las que creo que les van a gustar a los lectores bolivianos, han sido publicadas en la revista Most/The Bridge.  
En esta colección reúno obras de diferentes autores croatas - el de más edad es Dragutin Tadijanović, Néstor de la poesía croata, y la más joven es Mila Pavićević, poetisa que recién cumplió sus diecinueve primaveras. Es interesante que justo ellos dos tengan libros traducidos al español. La Poesía escogida de Dragutin Tadijanović fue publicada en España el año pasado y presentada en Málaga. El libro bilingüe croata /español Largas Asiedades Cercanas de Mila Pavićević fue publicado hace poco en Dubrovnik.
Además de los versos de Dragutin Tadijanović y Mila Pavićević, aquí presento y los de Slavko Mihalić, Ante Stamać, Mladen Machiedo y Davor Šalat, así como de Diana Burazer, Lana Derkač, Maja Gjerek y Diana Rosandić. Todos ellos son destacados poetas y poetisas croatas cuyos versos fueron traducidas en español. De cada autor elegí diez poemas porque pienso que con este número se puede hacer una idea sobre la obra del poeta. Sólo Diana Burazer está representada por once poemas porque se trata de un ciclo y no quise presentarlo incompleto. El criterio para la elección de los diferentes poemas ha sido totalmente personal - además por la belleza de los versos, he sido guiada por el criterio que sigue todo traductor cuando traduce a un idioma que no es el propio - cómo se oirán en español. De los poemas no hablaré con más detalles porque los dejo al albedrío del lector. Lo único que quiero decir es que se trata de un panorama real y variado donde los amantes de la poesía pueden encontrar poemas de amor, reflexivos, irónicos, de temas cotidianos, pero también los poemas dedicados a nuestra sufrida ciudad mártir - Vukovar, que durante la guerra por nuestra independencia fue atacada y destruida sin piedad. 
Mi deseo es acercar nuestra literatura a los muchos países y lectores de habla hispana. Después de Chile y España, ofrezco un libro de poesía croata a Bolivia, un país geográficamente lejano, pero que por la calidez de su gente es cercano a Croacia, haciendo así  el  puente que nos unirá  en el noble trabajo que representa la literatura.    
Agradezco a la Sra. Lucila Forero-Rajković colombiana quien redactó mi traducción, a la Sociedad de Escritores Croatas y al Vicepresidente de esta organización y  redactor en jefe de la revista Most/The Bridge el Doctor Srećko Lipovčan por su colaboración. Mis más sincero agradecimiento va también al Ministerio de Cultura de la República de Croacia porque sin su apoyo no hubiera logrado este libro, y, especialmente, al coeditor de este libro el Sr. Manuel Vargas y al escritor César Verduguez Gómez, mis lejanos, pero queridos amigos y colaboradores bolivianos.  

         Zagreb, junio de 2007


                                                                                     Željka Lovrenčić





COLOFÓN
Puentes  de  Poesía  que unen  a  Croacia y Bolivia
                                         
                                
                     
       DOS PUEBLOS,  pueden continuar unidos a través del tiempo y de la distancia por nexos invisibles.  Son  diferentes lazos que los atan, a veces tan sutiles que  no se los advierte.  Años antes del inicio del siglo XX  tuvimos en Bolivia la presencia de gente europea, italianos, alemanes y croatas mayormente. Estos se asentaron en Oruro, principalmente, dedicándose a las minas, a la construcción, al comercio y a la industria, otros  se situaron  en Cochabamba  y  muy pocos en La Paz y Santa Cruz. Se tenía en ese entonces círculos sociales con el gentilicio de croatas. En Oruro se fundó el primer Club Croata (entonces Yugoeslavo), en 1911, y en Cochabamba en 1939. Luego se supo que los así llamados yugoeslavos, “nuestros yugoeslavos”, los radicados en nuestro país, eran croatas. Eran muy pocos los de otros estados balcánicos, y casi todos de Croacia. Los croatas estaban insertos en la sociedad boliviana, desde fines de los ochocientos, aportando con su esfuerzo, su industria y su intelectualidad. Con su espíritu trabajador pudieron entroncarse con facilidad con los bolivianos, por la similitud de  los problemas de ambos países, sus costumbres, su religión, de modo que se sentían cómodos en estas tierras andinas. Ha sido tan patente su decisión de eslabonarse con Bolivia, de quedarse para siempre, incluso después de muertos, que han levantado sus cementerios propios en dos ciudades.
    Muchos de los croatas descollaron en tareas de los gobiernos central y departamental, en instituciones de estudios superiores, como en la universidad de La Paz, en periodismo, el deporte, etc.
     Don Drago Musevic, Cónsul Honorario de Croacia en Cochabamba, nos dice que no había un kilómetro de camino donde no estuviera un croata. Y, además, que mirando a Croacia, Bolivia es su espejo en su forma de vivir.
           
      AHORA  tenemos la grata sorpresa de conocer los orígenes de la gente de Croacia que vive y lucha junto a nosotros, a través de la palabra bella de sus poetas. La Poesía, es un puente que aparte de mostrarnos el espíritu de una nación, nos hermana, nos une, porque tratándose de voces universales, se acerca con emoción, con elevado sentimiento de fraternidad, visita  a la gente de otros ámbitos, la abraza  y cuenta experiencias, impresiones, transmite el alma de quien escribe y de los suyos, muestra paisajes del terruño, de las ciudades de donde surgen los versos,  a cualquier distancia, por muy lejano que resulte el otro extremo del puente, y en este caso son diez puentes que unen Croacia a Bolivia a través de la  traducción de Željka Lovrenčić.
        Observamos que la presente antología reúne a poetas croatas de diferentes tiempos cuyos extremos están, con la edad de más de 100 años,  Dragutin Tadijanović  que nació en 1905 y  la más joven  con apenas 19 años  Mila Pavićević nacida en 1988.   
        Es la primera obra, de diez poetas, de distintas  generaciones,  publicada en Bolivia como tendiendo un nuevo lazo de unión entre croatas y bolivianos, esta vez con una oleada de la mejor poesía contemporánea de ese lejano país.
          Podríamos decir, sin lugar a dudas, que los bolivianos, por el historial ya mencionado de los inmigrantes croatas, por su gente esforzada, trabajadora y luchadora de estos últimos, queremos a Croacia aún sin conocerla y ahora, con la embajada masiva de tantos poetas embarcados en las páginas de una preciosa nave llamada PUENTES. Poesía Croata: diez poetas contemporáneos, la conoceremos y querremos más,  al degustar de la emoción de su palabra bella y  de su interioridad espiritual.


CÉSAR VERDUGUEZ GÓMEZ
Presidente de Escritores Unidos de Bolivia


Pogovor:

PRIJEVOD:


Mostovi poezije koji ujedinjuju Hrvatsku i Boliviju

Usprkos vremenu i udaljenosti, dva naroda mogu biti povezana nevidljivim sponama. Veze koji ih sjedinjuju su raznovrsne, ponekad tako profinjene da ih se i ne zamjećuje. Puno godina prije početka XX. stoljeća u Boliviji su već živjeli Europljani - većinom Talijani, Nijemci i Hrvati. Uglavnom su se nastanili u Oruru i bavili se rudarstvom, graditeljstvom, trgovinom i industrijom, neki su se smjestili u Cochabambi, a malo njih u La Pazu i Santa Cruzu. U to su vrijeme postojala i hrvatska društva. U Oruru je osnovan prvi Hrvatski klub (tada Jugoslavenski) 1911. godine, a u Cochabambi 1939. Kasnije smo saznali da su tako zvani Jugoslaveni, „naši Jugoslaveni“, oni koji su živjeli u našoj zemlji, bili zapravo Hrvati. Bilo je jako malo ljudi iz drugih balkanskih država, skoro svi su bili iz Hrvatske. Hrvati su uključeni u bolivijsko društvo od kraja 1800. godine zbog svoga truda, radišnosti i duhovnosti. Svojom su se marljivošću lako mogli uklopiti među Bolivijce zbog sličnih problema u te dvije zemlje, zbog sličnih običaja, vjere, načina na koji su se prilagodili životu u ovoj andskoj zemlji. Njihova odluka da prihvate Boliviju, da ostanu zauvijek, čak i nakon smrti, bila je tako čvrsta da su podigli i svoja groblja u dva grada.
Mnogi Hrvati djeluju u središnjoj i pokrajinskoj vlasti, rade u institucijama visokog obrazovanja kao što je sveučilište u La Pazu, u novinarstvu, športu itd.
Gospodin Drago Mužević, počasni konzul Republike Hrvatske u Cochabambi kaže nam da nije bilo niti jednog kilometra puta gdje nije bio neki Hrvat. I da je, osim toga, Bolivija po načinu života odraz Hrvatske.
Sada nas ugodno iznenađuje činjenica da preko prekrasne riječi njihovih pjesnika, možemo upoznati korijene ljudi iz Hrvatske koji žive i bore se zajedno s nama. Poezija je most koji nas, osim što nam otkriva dušu jednog naroda, zbratimljuje, ujedinjuje, jer budući da se radi o univerzalnim glasovima, približava se s emocijama, s uzvišenim osjećajem bratstva, posjećuje ljude iz drugih sredina, grli ih i govori im o iskustvima, dojmovima, prenosi duh onoga koji piše i njegovih zemljaka, prikazuje krajolike rodnog kraja, gradova iz kojih izviru stihovi, ma kolika udaljenost bila, ma koliko daleko bio drugi dio mosta. U ovom se slučaju radi o deset mostova koji ujedinjuju Hrvatsku i Boliviju preko prijevoda Željke Lovrenčić.
Zamjećujemo da ova zbirka okuplja hrvatske pjesnike iz različitih vremenskih razdoblja na čijim su krajnjim točkama najstariji Dragutin Tadijanović s više od sto godina jer je rođen 1905., i najmlađa Mila Pavićević, rođena 1988. godine, s jedva 19 godina. 
Ova knjiga poezije desetoro pjesnika različitih naraštaja, prva je objavljena u Boliviji i stvara novu vezu između Hrvata i Bolivijaca, ovaj put velikim valom ponajbolje suvremene poezije jedne daleke zemlje.
Bez sumnje, mogli bismo reći da mi Bolivijci, zbog već spomenute povijesti hrvatskog useljavanja, zbog njenih vrijednih, radišnih i hrabrih ljudi, volimo Hrvatsku i ne poznajući je. A sada, s ovom masovnom porukom tolikih pjesnika ukrcanoj na stranice divne lađe koja se zove Mostovi. Hrvatska poezija : deset suvremenih pjesnika,  upoznat ćemo je i zavoljeti još i više nakon što smo upoznali osjećajnost njezine lijepe riječi i nutrine duše.                                      

CÉSAR VERDUGUEZ GÓMEZ
Predsjednik Udruge književnika Bolivije


1 comentario:

  1. Hola, me interesa publicar un fragmento de tres poetas croatas en un diario mexicano la semana próxima. Tienes algún correo electrónico donde pueda comunicarme contigo?

    ResponderEliminar