Buscar en este blog

sábado, 12 de febrero de 2011

POEMAS DE JOJA RICOV




Joso (Joja) Ricov nació en Kali (Zadar) el 25 de Marzo de 1929. Fue el primogénito en la familia de pescadores de Ivo y Jakica. Terminó la primaria en Kali (1940), empezó la escuela de albañilería, cursó el liceo clásico en el Seminario de los Arzobispos en Zadar (1941-1943) de donde fue expulsado por su resistencia a la “italización” de la costa croata y acusado de ser “ateísta y comunista”. Participó en la Lucha para la Liberación del Pueblo de la ex Yugoslavia y estuvo preso en el campo de concentración alemán Musapstan cerca de Zadar (1944). Al terminar la guerra siguió con sus estudios en el colegio. Más Tarde, ingresa a la Facultad de Filosofía y Letras en Zagreb donde se gradúa en Letras Eslavas el año 1959. Durante sus estudios practica la escultura y el teatro y al terminar sus estudios se dedica a la literatura y a las traducciones. Es miembro de varias organizaciones culturales y ha recibido muchos premios. Algunas de sus obras más importantes son Jesenas y danas (Este otoño y hoy, 1954.), Marabunta (poemas 1955-1959), T(r)ajna paučina m(r)aka – pjesme 1975-1986 (Duradera (secreta) telaraña de  oscuridad (amapola) -  poemas 1975-1986), Čovječe moga doba ( Tú, hombre de mi tiempo, 1991), Job s drugima, pjesme 1950-1994) (Job con los demás, poemas)  etc.  Ž. L.              


Traducción: Željka Lovrenčić


Nunca
(Nikada)

Dijo “adiós”
En el umbral –
No lo vi más.

De estatura mediana, mejillas sonrosadas –
No las volví a besar.

Manos – corteza de olivo -
No me acaricieron más.

Los hombros – anchos cabezales –
No me cargaron más.

Conocía el mar y los olivos:
Mi padre fue pescador.


*     

Él se levantaba temprano
Me traía palomas.
Él me enseñó a rezar,
Me calentaba las manos,
Me calentaba la cama –
Nadie me quiso más.

Mi padre tenía la barba dura.

*

Lo visitaban a menudo  
Ya no volvieron.

Los peces se comieron a mi padre,
Y yo los odio por eso.

Tuve diez años –
 Y no lo vi más.

Dijo: adiós
Pensaba: hasta la vista
Fue – nunca.

1951

Elegía del pescador muerto
(Elegija mrtvog ribara)

Me gustaba la ceniza del hogar
En el vuelo gris de las palomas.

Mis ansiedades me recuerdan  
En la corona de los verdes horizontes
Y esparcidas esperanzas
Por las redes de sal.

Descubrí mi secreto a
 Mudas profundidades.

Sangre de auroras de diciembre 
Oye todavía la aplacada espiración  
En el chillido de la gaviota hambrienta.

Faro rojo,
Mis cabellos se han dormido
En el seno del agua salada.

  
Hace tiempo
(Nekada)
                            A mi Naranja

Rompimos los marcos –
El cuadro fue hecho de sueño.

Tenía el cielo y los bajíos
Tenía el cisne de espuma -
El cuadro fue hecho de sueño.

A veces la busco en las playas
Y espero que las golondrinas la devuelvan

Se murió con la hierba.


La primavera se estremece
(Drhti proljeće)

Por el suburbio siguiendo la carretera que
Hoy expone su blanca coronilla al sol

Para el joven árbol que marca su sombra con nuestros largos
Pasos sobre el camino negro, está claro
Ese domingo de vigorosa bendición de los pies

Esa juventud del río crecido al vuelo

El viento regresa al encuentro del desnudo paisaje y lleva
Los sueños de los pájaros

Para el azul pájaro dormido en la nieve se prolongó
La mañana
Se quebró
El cutis  

La primavera se estremece.       

  
Noche de julio
(Srpanjska noć)

Se han petrificado las casas, las chimeneas y el agua
Y están quietos

Y el semáforo sobre los rieles, arco triunfal,
Las locomotoras a la entrada de la ciudad
Y las campanas en las lejanías, y flamea

Venus y arde luminoso Marte
Y las cumbres y los campos

Tendido y tranquilo
Como si guardara la ciudad,
El Oso Mayor a través de entrelazados barrotes,
mira a escondidas al gatito del cielo expuesto a la luna

Y arden los álamos esbeltos y caminos y el río

Quemándose en el azul,
Unida a la luna flamea

Mi alma.


Anoche sobre Zadar
(Sinoć nad Zadrom)

Sobre los ríos
Sobre las charcas
Sobre el destino del torero
Vigilan las nubes en vela
Sobre la tierra de caídas y maduración

Sobre las blasfemias y los altares de mármol
Sobre los desiertos y los perros
Sobre el muerto Cristo de Nazaret

De los cerros y los valles
Las nubes del deseo están
Sobre la cola de la lagartija
Y la mandíbula de las panteras

Pájaros de rocío
Y  husos de algodón

Las nubes llevan el paisaje de las minas
Y las voces de los cirios
El tambor del infierno
Y el mordisco serpentino del cielo    

Los hombros de los maleteros
Y las promesas de los heridos
Canciones de marineros y mujeres abandonadas
Maldiciones y ceremonias

Las nubes ajoban el embeleso de los amantes
Y las lágrimas de los mendigos
Los pasos de los cansados
Y  la envidia de los pigmeos
Ritos y presentimientos desde los Andes hasta los Pirineos

La manga del sepulturero
Y los romances del anochecer

Las nubes se reventarán por su carga

Anoche sobre Zadar
Esta noche en Marsella
Las nubes se derriten en la abundancia de los deseos

Los hijos del sol
Con vestidos de plumas

Denles la paz.


Copos del ardiente otoño   
(Pahulje vrele jeseni)

A través del claro rumor de los álamos en coro
ceremonial murmuran y estas aguas, y el viento
se dobla cuesta abajo y mece el cabello de los sauces
hasta tu lecho a la sombra del río. Aquí,
en el otoño de entonces, al pálido sol de diciembre,
nació nuestro día. Y ahora está octubre en el aire y
vuela la alondra sobre el rastrojal,
melancólica  en el círculo de la muda estación.
El diente de león flota por las praderas. ¡Cómo
se alejó en las brisas del verano, tan
cerca del río, nuestro día! La  tenue
niebla de la tarde envuelve en iris la ciudad. Tú no estás.
Con el viento que se va, luchan  
 y tus hojas, las últimas que veo,
copos del ardiente otoño.


Acurrucado pero despierto
(Šćućurena a budna)

En el tronco cortado,
alto pedestal del crepúsculo

acurrucado pero despierto
de cara a Velebit*  armado

el búho cuida el olivar.

*Moñtana croata más grande y atractiva. (n. de t.)


 Ilica*

Esos ancianos jóvenes y
esos viejos
ágiles jóvenes

entre
la boda y el sepelio

pasan.

 * Calle principal de Zagreb (n. de t.)


Canción de cuna
(Uspavanka)

Como cubierta por un negro velo, gime mi alma
El ocaso se espuma sobre el nevado espacio de alta mar

Oleaje empinado en mi sangre hirviente

natural y viva
divinamente intransitable eternidad conquista
el mundo amargo

la tierra se retuerce en círculo

en la redonda roca se espuma pecho del hombre
cerco del amor prisionero y el fango
de la amargura le cubre los ojos

 incierto denso anochecer ciego como la música

mudo mudo mudo
áspera aurora tras el agudo cerro, festiva y dulce

estaré, sol, lejos de todo.      

         
De la colección de poemas: Job con los demás (Job s drugima)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada