Buscar en este blog

domingo, 13 de diciembre de 2015

POEMAS DE NIKOLA ĐURETIĆ (TRADUCCIÓN AL CASTELLANO DE LA DRA. ZELJKA LOVRENCIC)




(Osijek, 1947) -  escritor, redactor, traductor y editor.




Ya hace algún tiempo que te es claro
que cada vez más olvidas aquella oscuridad
y guardas sólo las imágenes claras,
las que has escondido en los bolsillos más profundos.

Cada vez más descuidas los primero cortes de la soledad,
y la infidelidad y el engaño que vendrán después
justificas con las guerras, con propia incredulidad
y con sus inquietudes de niña.

Falsedades e hipocresías de aquellos que
no te permitían olvidar que eres el eterno extranjero 
hoy son sólo recuerdos que saludas
y sigues adelante en tu duro camino.

Ahora, cuando vas hacia allá como turista demente,
en tus maletas no hay enojo ni reacción.
Ahora eres otra vez el extranjero que
definitivamente encontró alguna otra casa.

(Del ciclo Breves secuencias sobre lo pasado/Kratki niz o prošlom)


4

No hay razón de que no estén juntos
dijiste a su padre  presintiendo la mentira.

Ella no era algo que se podía ver,
algo redondo como una manzana,
claro como un roce en la noche.

Pero, estaba presente en cada paso,
asechaba detrás de las frases pronunciadas de paso,
escurría por las manos lavadas,
la agarrabas del plato con cuchara de plata
junto con la sopa fría.

Y fuiste sincero sin reserva o premeditación,
creías en posibilidad de co-existencia,
como hoy se suele decir.

Creías entonces en muchas cosas: en el amor,
a Dios, a la justicia y en la bondad de género humano,
creías que este mundo no es ni el final, ni el comienzo,
que siempre hay algo mejor que la soledad.

Creías también que la fe era mutua
y que no había razón para que no fuera así.

Pero, es el espejismo de los carriles que se juntan en la lejanía,
sólo ilusión óptica de cada punto inmóvil.

Y hoy cuando intercambian ocasionales correos electrónicos,
se felicitan cumpleaños, éxitos en el trabajo y los Años Nuevos, 
de vez en cuando te preguntas cómo están sus padres 
(los tuyos hace mucho tiempo no están aquí)
a su padre, ya enfermo de cáncer,
de nuevo repetirías la misma frase de siempre
y no sabrías decir que ha ocurrido ni por qué
aquel oscuro presentimiento está todavía presente.      

(Del ciclo Cinco piezas fáciles/Pet lakih komada)


TODO ES SUERTE, Y CUANDO 
(Sve je sreća, i kada)

todo es suerte, y cuando
sales del baño con el
peine de hueso en la mano
y cuando ducho a tu hijo enfermo
(“Sólo no me des a un hospicio”, dice 
a todavía vivo recuerdo horror de sus años verdes)
todo es suerte, y cuando
tu hija y yo pasamos
Charing Cross de camino
a los sitios que hace tanto
adopté
(pedazos de recuerdos tallados
en las pupilas de alguna, ya envejecida existencia)
y mientras escribimos postales
y enviamos emociones rojizas
first class, que terminarán
apoyadas al florero de cristal
en la vitrina del rincón
y eso es suerte
y la gata Meli de color gris-marrón
y el almuerzo dominguero
y las roscas de vainilla de tu mamá
la llamada inesperada del hermano
aquel programa de televisión algún día
y los libros que todavía no he escrito
todo es suerte y cuando…

(Del ciclo Del aquel lado de agua/S one strane vode)  


NARANJA
(Naranča)

Ella es África.
También Adriático,
mientras resplandece con su corteza
que muerde la más negra oscuridad.
Y el pensamiento se alegra al verla
y dice: ¡ mira la naranja!
Sobre el platillo de porcelana
Su C alta
en rebanadas sueña su
fuente primaria, meridional.
Ella es la emoción del invierno.
Y la Navidad que está en la puerta.          


EL SILENCIO
(Tišina)

El silencio no es - nada.
Él no es algo redondo.
A veces es un suave zumbido.
Luego de nuevo el latir del corazón,
pito en los oídos.
El silencio está lleno de bordes agudos. 

(Del ciclo Astillas/Krhotine


ES ABRIL Y….
(Travanj je i…)

Es abril y
la encantada copa del cerezo,
la casa de pájaros pintada en verde,
hogar del placer y la abundancia.

Pensarás: El Señor fue generoso
con sus amigos emplumados.

Y la bóveda de aguamarina se
llena de pensamientos ligeros.

Edad nueva de la clorofila
responde con notas argentinas
y Dios, cantando,
sonríe satisfecho.

Y los sentimientos humanos
acompañan a las mariposas.


 LA PRIMERA NIEVE
(Prvi snijeg)

Desde la pieza caliente
Que huele a canela
el crepúsculo junto a la ventana
es un intruso.

Si no hubiera grandes
emplumadas motas,
que lentamente se hunden
a través de
del óleo oscuro

¿cómo sabríamos
que los ángeles celestiales,
es os diablillos jubilosos
esta noche juegan con
sus almohadas?   



Del ciclo Alguna otra casa/Neka druga kuća

De la colección poética: Donde empiezan las carreteras/Gdje počinju ceste






No hay comentarios:

Publicar un comentario