Buscar en este blog

jueves, 27 de enero de 2011

LA CIUDAD DE DUBROVNIK: "FOTOGRAFÍAS CON LEYENDA"



Traducción del croata: Željka Lovrenčić



ARMONIOSO Y SEÑORIAL


El escritor croata Jure Kaštelan ha escrito un pequeño ensayo sobre Dubrovnik. En este famoso texto, entre otras cosas, dice:
 
Si en el mundo existieran varias ciudades de Dubrovnik, sólo una de ellas sería la  verdadera, original, única ciudad de Dubrovnik hecha de piedra y de la luz. Esta palma de la mano, abierta bajo las estrellas, ofrecida al mundo. En sus murallas y torres de piedra,  no vigila la fuerza de las armas sino el pensamiento y el espíritu de la libertad. No la consagran grandes victorias logradas con la fuerza de la espada, sino con la fuerza del pensamiento humano.
El Mediterráneo la une con los continentes, civilizaciones y pueblos. El Dubrovnik incomparable.

El gran escritor inglés George Bernard Shaw visitó Dubrovnik en mayo del año 1929. Entusiasmado con la Ciudad dirigió la misiva a sus compatriotas:
Aquellos que buscan el Paraíso Terrenal, deben venir y ver  Dubrovnik.        

Bienvenidos a Dubrovnik, la Ciudad de milenaria tradición, la Cuidad medieval en el extremo sur de la costa adriática croata, la Ciudad – arca de la herencia  monumental, de suave clima mediterráneo, de preciosos paisajes, de gente laboriosa y hospitalaria.     
El mar en los alrededores de Dubrovnik es el mar más limpio en el Mediterráneo, escribió Jean Jacques Cousteau el año 1978 y el ex director de UNESCO Federic Mayor, dijo que Dubrovnik es el tesoro del mundo, que nos pertenece a todos nosotros.

En el pasado, Dubrovnik la Cuidad-República, junto a Venecia, fue uno de los centros culturales y económicos más conocidos en el Mediterráneo y según la opinión de mucha gente, al igual que Venecia; actualmente es la destinación turística más conocida de toda Europa.   
Vuela al apacible Dubrovnik, afirma un dicho antiguo. Esta cuidad se describe a sí misma con su existencia. Sobre Dubrovnik es imposible hacer relatos, a Dubrovnik hay que verlo y vivirlo, sentirlo y escuchar su propia historia relatada por sus calles y plazas, sus museos, casas y palacios; sus iglesias y monasterios, sus palomas y  golondrinas, sus cipreses, murallas, mar y alta mar.
Dubrovnik no es sólo la ciudad del pasado, la ciudad de Držić, Palmotić, Getaldić, Bošković, Gundulić y Vojnović, es una de las ciudades medievales más bellas en el mundo, en la que pondrán a prueba su propio conocimiento de la historia del arte y la cultura. Es la ciudad de todos los tiempos. La ciudad que sueñan.
Dubrovnik es, fue y lo será siempre, la mesura y la armonía. Si una vez usted visitó la ciudad de Dubrovnik, siempre regresará a ella. Una vez en Dubrovnik – siempre en Dubrovnik. Único e irrepetible. Dubrovnik es amor y belleza, inspiración e iluminación. Por eso, no es nada raro que Ivo Vojnović, el poeta de Dubrovnik, se pregunte: ¿Será el paraíso del cielo más bello que este mi paraíso? 
El destacado ciudadano de Dubrovnik Melko Čingrija escribió hace tiempo:
¿Qué es Dubrovnik? Un palmo de tierra rodeado de las más bellas monumentales fortalezas  medievales, que desafía a la alta mar y a los vientos; pedazo de tierra  donde se mezcla la belleza de la naturaleza con los rastros de antiguas civilizaciones, y la placidez del clima con el bienestar de la centenaria cultura, donde detrás de cada piedra habla la tradición y cada rincón ofrece un encanto. Dubrovnik representa el culto de vivir en la belleza. En Dubrovnik la piedra reina de única manera. Ésta es la ciudad en la que el contacto del hombre con el ambiente, en la masa de la piedra, sabe dejar espacio para el peatón. Dubrovnik es la ciudad de peatones. 




LA BELLEZA QUE DETIENE LA RESPIRACIÓN

Dubrovnik se encuentra en el sur de la República de Croacia, es la capital de la Provincia de Dubrovnik y Neretva y la sede de la zona turística: Župa Dubrovačka, Konavle-Cavtat, Rijeka Dubrovačka, Litoral de Dubrovnik (Dubrovačko primorje), la isla de Lokrum, Koločep, Lopud, Šipan, Mljet, Korčula, Lastovo, la península de Pelješac y el valle del Neretva.
La ciudad está incluida en la lista de UNESCO del patrimonio natural y cultural de la humanidad. Sólo en la zona más céntrica de Dubrovnik, se encuentran 1071 monumentos de primera y cero categorías.
Dubrovnik es la sede de los Juegos de Verano de Dubrovnik, uno de los más antiguos festivales de drama, música y folklore, fundado el año 1950, que se realizan cada año, entre  el 10 de julio y el 25 de agosto.
Dubrovnik fue dos veces anfitrión del congreso mundial de PEN en los años 1933 y 1993,  como también de numerosas reuniones y congresos mundiales de turismo (ASTA, FUAAV, DRV, SNAV…).
A los amantes de la naturaleza les ofrece el apacible paisaje mediterráneo, a los amantes de la náutica de recreo, clubes náuticos y grandes extensiones de mar azul, a los turistas lugares agradables para el descanso y el entretenimiento, y a los artistas la inspiración de su belleza.
Con las capitales más importantes de Europa y del mundo, está comunicado por modernos aeropuertos y puertos navales, como también por la Carretera Turística Adriática. Atrae con modernos hoteles, desafíos turísticos, sol y mar durante el día, y con música, baile, entretenimiento, restaurantes, conciertos, teatros al aire libre y su innegable ambiente  romántico por la noche. El ojo atento del visitante debe percibir que la maravillosa armonía de esta ciudad no es sólo cuestión de forma sino el más profundo contenido espiritual. La armonía en Dubrovnik no es sólo el resultado del buen gusto de sus ciudadanos, ni de la destreza de sus artesanos constructores, sino algo mucho más importante a través de los siglos; la  armonía fue la condición para la preservación de Dubrovnik como ciudad, como república y como libertad. Dubrovnik es la ciudad poeta y la ciudad de los poetas. Ella es el espacio y la dimensión para nuevos desafíos.

ENTRE ORIENTE Y OCCIDENTE    

Dubrovnik es una ciudad pequeña, pero para el mundo suficiente, son las palabras de un poeta desconocido de Dubrovnik del siglo 16. Toda la historia de Dubrovnik esto lo  comprueba y confirma. Con hábil diplomacia y sabia política general, la República de Dubrovnik logró por siglos mantener su libertad, independencia y autonomía; su estado y su pueblo y su preciosa ciudad. Mucho aportó al mundo el pequeño Dubrovnik, en todos los campos de ciencia  y de cultura, objetivamente, mucho más de lo que realmente se podría esperar de esta pequeña ciudad - estado.

El exitoso desarrollo de Dubrovnik en el pasado, cuya economía se basaba en la actividad naval-comercial, antes que nada fue condicionado por la excepcionalmente ventajosa posición geográfica. En la entrada al Mar Adriático, Dubrovnik fue el primer puerto en la trayectoria naval del oriente al  occidente, protegido por las islas y de la manera más rápida comunicado con el interior del continente por el valle del río Neretva. Las investigaciones arqueológicas más recientes demuestran que la población del lugar donde nació la Ciudad de hoy, existía ya en  el siglo VI y probablemente antes. Con la llegada de los croatas en el siglo VII logra su primera expansión. Después de la dominación bizantina (1205), Dubrovnik  hasta el año 1358, se encuentra bajo el dominio de la República de Venecia y con el Tratado de Paz de Zadar, finalmente  logra liberarse este año  de la dependencia e influencia de Venecia, lo que es muy significativo para su exitoso desarrollo  en adelante. Desde el año 1358 hasta 1526, se encontró  bajo la protección de los reyes croata-húngaros y después de la batalla en Mohač reconoció la soberanía del sultán turco,  bajo cuya protección se encontró hasta la finalización  de su estatismo. Porque, a causa de la, cada vez más enérgica política turca de conquista en la Península Balcánica, la República de Dubrovnik decidió el año 1525,  aceptar el patronato de los turcos, es decir, la protección y el  pago de tributo al sultán turco, pero a cambio de esto,  de él recibieron la libertad de comerciar por todo el Imperio Turco. Con el pago de tributo de 12 500 ducados de oro, Dubrovnik se protegió exitosamente de la República de Venecia,  que desde siempre quiso conquistar el territorio de Dubrovnik. Durante los siglos 14 y 15, Dubrovnik  llega a ser uno de los más importantes centros naval-comerciales en el Adriático. La base de la prosperidad fue el comercio naval, y mediante acuerdos y adquisiciones,  amplia su territorio desde Klek en el norte hasta Sutorine en la entrada a la Bahía de Boka Kotorska, incluidas  las islas de Lokrum, Koločep, Lopud, Šipan, Mljet y Lastovo.
            En el siglo 16 fue organizada completamente la posición estatal-jurídica de la República de Dubrovnik, lo cual significa la elección independiente del príncipe y los concejales, el poner en circulación su moneda propia, el izado  de la bandera estatal con la imagen de San Blas,  la legislación independiente y el derecho de la apertura de consulados en el extranjero. Los ciudadanos de Dubrovnik ya en el siglo 15 tenían bien negociado y organizado el tránsito comercio en  el territorio interior de la Península Balcánica. 

LOS PATRICIOS GOBIERNAN                                                                     

Como una comunidad  medieval, Dubrovnik se menciona ya desde el año 1181, y el nombre de Dubrovačka Republika (República de Dubrovnik) empezó a utilizarse  a fines del siglo 14. Por decisión de Augusto  Marmont, mariscal de Napoleón, la República de Dubrovnik fue suprimida el 31 de enero de 1808, y por la decisión del Congreso de Viena el 1815, el territorio que a su tiempo perteneció al estado de Dubrovnik, fue anexado a Austria cuyo dominio se prolongó durante un centenar de años. Después del Imperio Austro-Húngaro continua la primera y la segunda Yugoslavia y, finalmente, en el año 1990, el estado independiente croata.
Mientras Dubrovnik era una comuna, sus habitantes disfrutaban de su propia  administración y el año 1272 aprobaron su Estatuto con las normas jurídicas codificadas (Libro amarillo y Libro verde) que se referían a la vida política interior y exterior, a la economía, el urbanismo y todos los demás segmentos de la vida. En Dubrovnik, como estado aristocrático, gobernaban los patricios. La nobleza tenía todo el poder. Las más antiguas tribus de los patricios tenían raíces  de origen romano, de Epidaurio y otras ciudades de la costa y más tarde a éstos fueron anexadas las tribus eslavas del interior. En la época más antigua hubo alrededor de 150 tribus, pero la peste y otras desgracias destruyeron la nobleza de Dubrovnik, especialmente en el siglo 14 cuando desaparecieron completamente 83 tribus. Después del fuerte terremoto del año 1667, sobrevivieron sólo 25 tribus de patricios con 75 patricios adultos y por esta razón se añadieron a la nobleza 10 destacadas familias de pueblo, para completar las vacantes en los puestos de los funcionarios estatales. Según el  libro especial del registro de  patricios con mayoría de edad, “Zrcalo” (Espejo),  en el día de la abolición de la República de Dubrovnik el 31 de enero de 1808, se contaban  95 concejales, es decir,  nobles con  mayoría de edad.  En total, contando sus esposas y sus hijos, los hubo entre 230 y 250, divididos en 17 familias.
La autoridad de la nobleza estaba concentrada en tres concejos – el Concejo Mayor, el Concejo Menor y el Concejo de los Solicitados o el Senado. Todos los patricios que cumplieron 20 años de edad, (posteriormente 18 años) y que demostraban buena conducta, formaban el Concejo Mayor. El Concejo Mayor elegía al príncipe, a todos los empleados principales del estado (embajadores, tesoreros estatales, aduaneros…), cambiaba la Constitución, proclamaba nuevas leyes, tenía derecho de amnistía, y de imponer nuevos tributos… El año 1331 el Concejo Mayor concluyó que el número de los miembros que debían estar presentes en  las reuniones, debía ser mínimo de 60, incluyendo en  este número al príncipe y al Concejo Menor. El Concejo Menor estaba formado por 11 concejales y estaba encargado de resolver los casos civiles, penales y estatales más simples, y el miembro más joven del Concejo Menor ejerció la función de ministro de relaciones exteriores hasta la caída de la República. El Concejo Mayor elegía entre sus concejales 51 miembros que formaban el Senado o el Concejo de los Solicitados, por el período de un año.  El Senado era el verdadero gobernador del estado porque, el Concejo Mayor depositó en él todo el poder. El Senado administraba todos los asuntos internos y externos de la República, elegía los embajadores y cónsules, dirigía la correspondencia con gobernantes de otros países, resolvía los pleitos penales en última fase, proclamaba la guerra y  firmaba la paz.
Desde el año 1358, los ciudadanos de Dubrovnik elegían al príncipe entre ellos, y su mandato duraba sólo 30 días. El príncipe era el primero entre los iguales y en un mes de su gobierno no podía convertirse en un déspota. El Príncipe era elegido por el Concejo Mayor y tenía que ser mayor de 50 años. Cada 25 del mes era  elegido un nuevo príncipe para el siguiente mes, residía en el Palacio de Príncipes que abandonaba sólo en ocasiones extraordinarias. Recibía a los diplomáticos extranjeros en audiencia del  Concejo Menor, guardaba las llaves de la ciudad, el sello del estado, como también la llave de los potentados  de la Catedral.

LA CONSTRUCCIÓN PLANIFICADA Y LA CULTURA DEL VIVIR  

La República de Dubrovnik fue un estado neutral que conservó su libertad pagando tributo y concediendo ricos regalos a los gobernantes de las poderosas  fuerzas de aquella época en su entorno. La persistencia en la neutralidad en todos los conflictos internacionales, fue el lema principal de la República de San Blas. Su época de oro Dubrovnik alcanza en el siglo 16, cuando se debilita el poder y el resplandor de Venecia. Como un estado pequeño sin ejército, la República de Dubrovnik organizó su sistema de defensa, prácticamente casi hasta la perfección; antes que nada,  con su hábil diplomacia y una extensa actividad consular.
En el pequeño y planificado casco histórico de Dubrovnik, acordonado por las murallas de la ciudad, de una longitud de 1940 metros, se destacan los edificios: El Palacio de los Príncipes, el Palacio Sponza, la Iglesia de San Blas, la Catedral, el Campanario de la Cuidad, la Grande y Pequeña Fuente de Onofrio… De que Dubrovnik tenía desarrollada su cultura del vivir, lo demuestra el hecho de que ya en el año 1272 tenía desarrollado el servicio de la cuarentena, el año 1301 fue establecido el permanente servicio médico, el año 1317 fue abierta la primera farmacia que sin interrupción actualmente continúa brindando sus servicios y es una de las más antiguas en Europa. En el año 1347 fue abierto el hogar de ancianos, el 1432 el orfanato, el 1436 se construyó el sistema de canalización de la ciudad, el año 1438 desde Šumeta, del manantial del río Ombla, mediante el acueducto de 11,7 kilómetros de largo, fue introducido el servicio de agua potable a la Ciudad.  El año 1901 Dubrovnik recibió la línea ferroviaria y la iluminación eléctrica, y el año 1910 el primer tranvía. Y con alguna anterioridad, los vapores de los Lloyds ya mantenían la comunicación marítima  entre Dubrovnik y Trieste, y el 1897 fue inaugurado  el primer hotel moderno – Gran Hotel Dubrovnik Imperial.

LA LIBERTAD – PRECONDICIÓN DE LA VIDA

El principio elemental de la centenaria perseverancia de Dubrovnik y principal fuerza motor de esta Ciudad-Estado, se puede resumir en una sola palabra – Libertad. Ella fue el poder y la fuerza, garantía del éxito y de la necesidad de la Ciudad y de sus habitantes. La libertad era una cosa sagrada. Por eso los versos más bellos sobre la libertad fueron escritos por el ciudadano de Dubrovnik, Ivan Gundulić, el inmortal poeta de la libertad:       

Oh,  bella, oh amada, oh dulce libertad,
Ofrenda en la que todos los tesoros nos entregó el Altísimo Señor. 
Causa de la veracidad de toda nuestra gloria
Único ornamento de esta Dubrava.
Ni toda la plata, ni todo el oro, ni  todas las vidas humanas
Pueden compensar tu belleza pura.  

Sobre la entrada a la fortaleza Lovrijenac escribe: “Non bene pro toto libertas venditur auro” – La libertad no se vende ni por todo el oro del mundo. Además de la libertad, es también significativo aquello que escribe sobre la puerta de Ayuntamiento en el Palacio del Príncipe: Obliti privatorum publica curate – Olviden sus preocupaciones privadas y preocúpense de los asuntos estatales,  es decir, el bien general debe estar por encima del bien personal.  

Dubrovnik es la sede cultural y turística de Croacia, la Ciudad Blanca…“de piedra y de sueño”, donde… “cada piedra tiene su significado histórico; cada muralla su sabiduría”.
Como hace tiempo, también recientemente, en la Guerra por la Patria el año 1991, Dubrovnik supo defender la libertad. En los ataques de los agresores serbio-montenegrinos, la Ciudad fue gravemente dañada y el ataque más fuerte lo soportó el 6 de diciembre del año 1991. La ciudad resistió todo esto y hoy en día, más bella que nunca, recibe a sus numerosos visitantes. Precisamente en Dubrovnik el hombre encontró su mesura, y la mesura su ejemplo.

LA NÁUTICA Y EL COMERCIO

No era sin sentido lo que decían los antiguos ciudadanos de Dubrovnik: Mete un dedo en el mar y todo el mundo es tuyo. Dubrovnik vivió del mar y para el mar. Sus navegantes y barcos con la bandera blanca de San Blas, fueron muy conocidos en todos los puertos de Mediterráneo, como también alrededor de todo el mundo. Fuentes fidedignas sobre la existencia de la flota de Dubrovnik en los años 869, 1033, 1146, afirman que también antes hubo modestos inicios. Constantino Porfirogeneto, emperador bizantino (913-959), escribe que Dubrovnik vive del mar, y el geógrafo árabe Idrizi en el siglo XII, registra que los ciudadanos de Dubrovnik poseen muchos buques que navegan lejos. En el siglo XII Dubrovnik realiza sus primeros acuerdos comerciales con las ciudades vecinas, los que en el siglo XIII ya eran muy numerosos. No existen dudas de que en el siglo XIV la navegación y el comercio de Dubrovnik, se encontraba  en un nivel envidiable. Los buques de Dubrovnik transportaban las cargas más importantes del comercio mundial naval de esta época, en los más importantes itinerarios naval- comercial internacionales.
En el siglo XV la navegación experimenta un significativo incremento  y en el siglo 16 su desarrollo alcance su punto más alto.  Entonces la República de Dubrovnik contaba con alrededor de 300 buques  y mas de 5000 marineros.
Posteriormente a su florecimiento a mediados del siglo 16, la fuerza de la navegación de Dubrovnik, comienza a decrecer  significativamente  a principios  del siglo XVII. En el año 1667  Dubrovnik sufrió un fuerte terremoto que perturbó seriamente la vida en la República, como también la navegación. En el siglo XVIII las labores navales de Dubrovnik pasan por una fuerte crisis y su recuperación es realmente muy lenta. El último y más grave golpe lo recibe con la abolición de la República el año 1808.

SAN BLAS Y DUBROVNIK   

San Blas no es sólo protector celestial de la Cuidad; él representa la síntesis y la idealización de Dubrovnik. Los ciudadanos de Dubrovnik  lo destacaban siempre y por todos lados, le construyeron iglesias, le erigieron estatuas (se conservaron 27), su imagen se encontraba en la bandera de Dubrovnik, en las armas y en la moneda. La República de Dubrovnik iniciaba sus libros más importantes, sus valores perpetuos, sus decretos y las cartas a sus súbditos, invocando a San Blas. En los momentos más difíciles para el estado, en la iglesia de San Blas se oficiaba el servicio de Dios, para que el Santo Patrono les salvase y librase de las enfermedades contagiosas (como por ejemplo, la peste).
En tiempos más antiguos San Blas no fue el protector de Dubrovnik, sino lo  fueron los santos Sergio y Baco. A ellos les fue dedicada una pequeña iglesia en la Ciudad y la otra en Srđ. Según una leyenda religiosa, San Blas llegó a ser protector de la Ciudad  en el siglo X. La leyenda dice que los venecianos en el año 972, con una gran flota y bajo el mando de Petar (Pedro) Orseol, derrotaron a la población del valle de Neretva y de esta manera les forzaron a  pagarles un tributo. Su plan era conquistar  Dubrovnik con un engaño. Pero no tuvieron éxito con esta intención. En la iglesia de San Esteban (una de las más antiguas iglesias de Dubrovnik, destruida en el terremoto del 1667), el sacerdote Stojko se permaneció rezando un rato largo, cosa que usualmente hacía. De imprevisto,  en su delante, vio la iglesia llena de gente armada y entre ellos a un anciano de larga barba blanca, que se presentó como San Blas, obispo y mártir enviado por el Cielo para salvar a Dubrovnik. Los venecianos, protegidos por la noche, trataron de salvar las murallas de la Ciudad y conquistarla, pero él los detuvo con su ejército celestial. En esta ocasión San Blas les dejó a los ciudadanos de Dubrovnik y  el mensaje de que no crean a los venecianos y que fortalezcan mejor y cuiden su ciudad, lo cual ellos obedecieron. Después de eso, los ciudadanos de Dubrovnik, en señal de agradecimiento, eligieron precisamente a este santo como su patrono. La fiesta de San Blas que se celebra el 3 de febrero de cada año, desde siempre tuvo gran significado y especial importancia. Las primeras informaciones sobre la veneración de este Santo, están registrados en el pergamino del año 1190. Los ciudadanos de Dubrovnik, hace ya más de mil años que demuestran su agradecimiento a su Santo Patrono y las palabras del gran poeta de Dubrovnik, Ivo Vojnović, también lo confirman:
Cada año, tú, santo nuestro, pidiéndotelo nosotros o no, derrites el corazón congelado de Dubrovnik en la Cuidad de piedra.      




Oración Oficial del Estado de la República de Dubrovnik a San Blas:

En el nombre de la Santísima Trinidad,
del Padre, del Hijo y del Espíritu santo
En el nombre de la Iluminada Virgen María
En el nombre del ilustre San Blas,
Nuestro Patrono,
En el nombre de todos los santos y santas
de los cielos,
Vida y Victoria – paz y prosperidad
Para esta nuestra antigua y vetusta Cuidad
Y para la Tierra de Dubrovnik –
Qué Dios las salve y las ampare
Muchos años en el mar y en la tierra
¡Viva San Blas!   

LA RELIGIÓN

La República de Dubrovnik unificó la religión y el estado. Dubrovnik era una ciudad plenamente católica que veneraba y honraba la iglesia romana, y por esta razón  el Senado en todo momento, estaba preparado para alzarse y reaccionar contra los profanadores de estos principios. Ninguna otra amenaza se enfrentaba con tanta unanimidad y resistencia como los ataques a la pureza y exclusividad de la religión católica como la religión de Dubrovnik. Un número tan elevado de  iglesias y monasterios en un espacio tan pequeño, no se puede concebir sin una gran devoción religiosa del pueblo.
El obispado de Dubrovnik es el sucesor del obispado del antiguo Epidauro. No se sabe con exactitud, cuándo el catolicismo se expandió hasta el Epidauro, pero se considera que en la misma época llegó a Solin, lo cual significa que fue en el período, cuando San Pablo envió a su alumno Tito a Dalmacia. Cuando los avaros destruyeron y quemaron la ciudad de Epidauro en el año 639, el entonces obispo de Epiduaro, escapa con el pueblo a Župa Dubrovačka y, finalizando el siglo VII, se instala en Dubrovnik, en los acantilados de las faldas de Srđ. El obispado de Dubrovnik hasta los fines del siglo X,  fue parte del episcopado de Split y después se convierte en arzobispado. Hubo un período que no tuvo su obispo sufragáneo y el año 1120 recibe del papa Calisto II una provincia exactamente determinada, con los obispos sufragáneos en Trebinje, Kotor y algunos obispados en Dukalj, y algún tiempo más tarde también el Obispado de Bosnia. Dubrovnik fue arzobispado hasta el año 1828, cuando con la Bula pontificia Locum beati Petri del 30 de junio de 1828, dejó de ser arzobispado y con el territorio adicionado del abolido obispado de Ston y Korčula, entra a formar parte del episcopado de Dalmacia.
El Obispado de Dubrovnik actualmente abarca 1368 kilómetros cuadrados. Está dividido en 5 decanatos y tiene 59 parroquias y 3 capellanías autónomas. Los habitantes son en general de origen croata y de confesión católica. De acuerdo al  registro del censo del año 1991, en el territorio del Obispado de Dubrovnik había  91. 490 habitantes, de los cuales  77. 834 eran católicos y  forman el 85 % de la población. Junto a la pequeña comunidad hebrea, en este territorio también convive una comunidad de fieles ortodoxos, (serbios y montenegrinos), que cuenta con 5. 387 personas (5,9 %), y la comunidad islámica  que tiene 4.025 miembros (4,4 %), así como un grupo de 2.927 personas que se declararon como ateístas.  

LA GRAN SACUDIDA DEL  1667 

A través de la historia, varios fuertes terremotos ocurrieron en Dubrovnik. De manera especial se recuerda aquel del año 1520 y el del año 1639, pero el mayor y más aterrorizante terremoto ocurrió en Dubrovnik el 6 de abril del año 1667. Este terremoto de fines del siglo XVII cuando la República de Dubrovnik se encontraba en la cima de su poder económico y político, fue el momento más crítico de su historia. Y esto no sólo por el hecho de que esa mañana, en sólo quince segundos, perdieron la vida alrededor de cinco mil ciudadanos de Dubrovnik, sino también y por todo lo que pasó después de esa catástrofe natural. Después del terremoto, estalló un gran incendio que se prolongó por  unos veinte días, periodo en el que la Ciudad fue completamente saqueada y devastada. Entonces, según los apuntes de los testigos, la Catedral quedó completamente en ruinas, la Iglesia de San Blas y los monasterios franciscanos y dominicanos, perdieron sus  techados  y quedaron seriamente dañados, como también el Palacio Sponza y el Palacio del Príncipe. Grandes daños sufrieron también las casas en Stradun y en las calles de los alrededores, pocos edificios en la Ciudad no fueron dañados. Un narrador de la época escribió: Muchos ciudadanos abogaban la postura de que se abandone la Cuidad  totalmente y para siempre,  y se levante en Lapad una nueva población. Sólo algunos pocos días después del terrible terremoto, los patricios adoptaron la siguiente decisión: Se ha decidido que el castigo para toda persona que abandone el territorio de la República  sea el castigo digno de aquel que jura en falso. Todos juntos debemos permanecer y trabajar en la reconstrucción y en el desarrollo de la Ciudad.
Y en aquellos momentos difíciles para el estado, los ciudadanos de Dubrovnik lograron conseguir por vía diplomática cierta ayuda,  en lo que jugó un gran papel el abad Stjepan Gradić, quien logró obtener para los intereses de Dubrovnik el apoyo del Papa de entonces, como también el de muchas otras personas importantes de esa época. De esta manera Dubrovnik empezó su reconstrucción y en un tiempo relativamente corto, logró regresar a una vida más normal y de recuperación, pero nunca más pudo alcanzar aquel nivel de poder político y económico que tuvo antes de la gran sacudida  del año 1667.

LA ARMONÍA DE DUBROVNIK 

La armonía o la gentileza es una virtud y característica de los habitantes de Dubrovnik y de su Ciudad. Se trata de característica de los ciudadanos de Dubrovnik, que ya hace siglos forma la parte de su cultura de vivencia y habitacional, de su plena existencia. La armonía es aquello que con el solo nacimiento, la Ciudad otorga a cada uno de sus nuevos habitantes. Eso es especialmente notorio en su mutuo trato habitual, sobre todo en su trato con los  extranjeros y turistas, quienes simple e inmediatamente, saben que se encuentran en un entorno amistoso y que son bienvenidos. Armonía, esa palabra bella y apacible que baña toda la esencia de Dubrovnik y lo hace reconocible. Hace tiempo se afirmó que: quien no sabe que es la armonía, ése no sabe que son los ciudadanos de Dubrovnik, y quien no sabe quienes son los ciudadanos de Dubrovnik, ése no sabe que es la armonía.






LOS MONUMENTOS DE LA CIUDAD    


Dubrovnik actualmente se extiende en el amplio territorio a los pies de la montaña de Srđ  y abarca varios suburbios; Ploče en el oriente, Pile en el occidente (ambas poblaciones se encuentran muy cerca del casco antiguo de la ciudad) y las poblaciones  de Gruž y Lapad en el occidente, pero un poco más alejadas.
La población de Gruž en la pintoresca bahía, se menciona ya en el siglo XII. Las primeras informaciones sobre Gruž se relacionan con las casas en las laderas de Srđ  mientras la costa estaba despoblada. La construcción de las casas de verano en Gruž se inicia ya desde el siglo XIV. La mayor parte de ellas se construyó en los siglos XV y XVI en la costa o algunos metros alejadas de la costa, en terrenos inclinados. Las elegantes casas de campo con parques y depurada armonía, brindaban un símbolo de especial dignidad a este paisaje, sobre cuyas bellezas escribieron numerosos narradores de viajes. En el pasado existía una serie continua de casas de campo a lo largo de la costa, que continuaba en Rijeka Dubrovačka. Al final del siglo XIX, Gruž llega a ser el puerto principal de Dubrovnik. En el período entre las dos Guerras Mundiales, al puerto de Gruž comienzan a llegar grandes buques de pasajeros en viajes de  crucero por el Mediterráneo, lo cual continúa hasta nuestros días. Actualmente en el puerto de Gruž  se encuentran situadas diferentes oficinas portuarias y sucursales, como también varios almacenes de mercancías. De manera que Gruž se convirtió en  el principal centro comercial de Dubrovnik,  con el tránsito más dinámico. 
Al pie de la pintoresca Petka se encuentra la península de Lapad, una de las partes más bellas de Dubrovnik, con mucha vegetación mediterránea y lindas casas familiares, edificios de hoteles y otros contenidos turísticos. En los siglos XV y XVI la nobleza de Dubrovnik construye sus casas de verano, de las que  algunas se han conservado. Especialmente se destaca el palacio renacentista  de la familia Sorkočević (Sorgo), del siglo 16 con una terraza grande, un vivero para  peces, un almacén para embarcaciones y un exuberante jardín. También ha sido conservada la Iglesia de votos de la Virgen de la Misericordia con valiosas  colecciones de las imágenes de voto, de barcos antiguos y de fichas de voto de navegantes; y la Iglesia de San Miguel (Mihajlo)  con el cementerio, último aposento  de descanso de la nobleza de Dubrovnik.
En la zona Babin Kuk se construyó una gran urbanización turístico-hotelera, y en  Lapad se encuentra la más bella playa en la bahía de Sumratin.
El cerro sobre Dubrovnik tiene una altura de 413 metros. En el año 1810 Napoleón ordenó la construcción de la fortaleza Imperial, y gran cruz de piedra fue erigida a principios del siglo XX. De la cima de Srđ se extiende una maravillosa vista sobre la Ciudad. Durante la Guerra por la Patria (1991-1995), Srđ fue el punto estratégico  de la defensa de Dubrovnik y la cruz de piedra fue acertada por una granada del enemigo y destruida, Posteriormente fue erigida nuevamente y consagrada el 14 de octubre del año 1996.

Boninovo se encuentra entre la Ciudad y la bahía de Gruž. La característica principal de Boninovo son las Tres iglesias, por las que todo este territorio fue nombrado, y el cementerio. El nacimiento de estas tres iglesias está envuelto por un velo de misterio. En realidad, estas Tres iglesias se encuentran; según la tradición y las leyendas, entre las construcciones sacras más antiguas de este territorio. 

DANČE   

Desde el parque Gradac, con vista al majestuoso Lovrjenac, bajamos hacia el mar hasta Danče. El nombre Danče (pequeño fondo), tiene origen en la frase un fondo pequeño de alguna vasija o el fondo de un barril. La característica principal de este territorio son la Iglesia de santa María o Virgen de Danče y el Monasterio de las franciscanas, desde hace ya siglos, y junto a ellos, el arcaico cementerio. Fueron levantados el año 1457 como refugios para los enfermos de la peste, porque Danče fue el lugar de cuarentena.
En esta iglesia se encuentran dos obras realmente muy valiosas, de la época de oro de la pintura de Dubrovnik: el políptico “La Virgen con el niño y los santos” (San Antonio, San Blas, San Nicolás y San Julián), situado en el altar central; obra de Lovro Dobričević del año 1465,  y el tríptico “La Virgen con los Santos” de Nikola Božidarević, del año 1517, representante más destacado de la escuela de pintura de Dubrovnik (ésta fue la última obra de este artista).
Esta iglesia mucho tiempo tuvo el significado de voto, especialmente para los navegantes de Dubrovnik, los que también hoy en día, al pasar, la saludan con el pito de las sirenas del barco. Danče también es conocido desde hace tiempo como el lugar de reunión del club de natación y waterpolo “Jug” (Sur) con las graderías  improvisadas.



LAS MURALLAS DE LA CIUDAD – CENTINELAS DE LA EXISTENCIA Y LIBERTAD DE DUBROVNIK  

  En el año 1272 fue proclamado el Estatuto de la Ciudad – Liber Statutorum Civitas Ragusii – con todas las reglas y leyes de la vida política nacional e internacional, de la administración, la navegación, la construcción… Con el Estatuto fue legalizada la construcción de la Ciudad y la construcción de las murallas de la lujosa corona de torres de piedra, las fortificaciones, las troneras y fortalezas que seguramente fueron verdaderos centinelas de libertad de Dubrovnik, orgullo y defensa de la República de Dubrovnik. Las murallas de Dubrovnik forman el sistema de fortificación más bello en Europa que se construyen, refuerzan y reconstruyen desde el siglo XIII hasta el siglo XVII y el perímetro y la forma actual, reciben en el período del siglo XV hasta el siglo XVII. Tienen una longitud de 1940 metros y una altura de hasta 25 metros. Las que miran hacia el mar, tienen un grosor de entre 1 a 3 metros y las que miran hacia el continente, de entre 4 a 6 metros. Están formadas por los muros, fortificaciones, atalayas, garitas y bastiones que se levantan en los lugares más destacados y más sensibles. La característica fundamental la brindan las cuatro fortalezas más significativas, levantadas en numerosas esquinas en forma de algún tipo de cuadrado. Éstas son la orgullosa Minčeta en el norte, el masivo Revelin en el noroeste con características de antecesor de fortaleza, San Juan en sudeste, junto al puerto de la cuidad, y el elegante Bokar en el sudoeste. Especial significado tuvo  Lovrijenac.
Temiendo la invasión de los enemigos, las autoridades de Dubrovnik decidieron reforzar y modernizar las fortificaciones, es decir, capacitar a la Ciudad para  una defensa de mayor calidad y más moderna. El rápido perfeccionamiento de las armas de fuego (el primer uso del arma de fuego ocurrió en Europa en el año 1338), exigió también la forma conveniente de las murallas y torres, y por esta razón Dubrovnik convoca a los famosos constructores de aquella época, expertos para las interrogantes militares, sobre todo de Italia. Por esto es que las murallas de Dubrovnik son un ejemplo extraordinario de sistemas de defensa, pero también de los alcances estético- urbanísticos.
A la Ciudad conducían cuatro puertas de entrada – dos desde el continente y dos desde el mar hacia el Puerto de la Ciudad. Las puertas de la ciudad desde el continente, una hacia el este, la Puerta de Ploče, y la otra hacia oeste, la Puerta de Pile, estaban comunicadas con el puente de piedra por puente levadizo de madera, que cada noche era levantado por fuertes cadenas y cerraba las entradas a la Ciudad. Fuertes murallas y cañones con la imagen de San Blas, eran la segura defensa contra todos los enemigos que se atrevieron a acercarse a Dubrovnik.

LOVRJENAC es una fortaleza impresionante que se menciona por primera vez en documentos del año 1300. Está construida en un peñasco de 37 metros de altura y con su construcción de piedra, Lovrjenac separado de la Ciudad, es el digno centinela de Dubrovnik. Sobre la entrada a esta majestuosa fortaleza se encuentra la inscripción en latín: No bene pro toto libertas venditur auro – La libertad no se vende ni por todo el oro del mundo. Lovrjenac a través de la historia fue una fortificación militar, una prisión y un almacén; y hoy en día es el teatro al aire libre  más bello de Dubrovnik y de su Festival. Es el único escenario natural para presentar las obras de Shakespeare, porque la tristeza de Hamlet en ningún otro lugar tiene el entorno tan original como en las murallas de Lovrjenac. Este “gigante” pétreo entre el cielo y la tierra, tiene su fuerza y su alma, tiene sus derrotas y sus victorias; sus secretos y anhelos. 

REVELIN  es otra poderosa fortaleza independiente, que defendía la Puerta de Ploče y el Puerto de la Cuidad. La parte fundamental de esta gran fortificación fue  construida a finales del siglo XV y la parte más grande, la principal, fue  construida en el siglo XVI, en un período de sólo 11 años (la construcción empezó en el año 1539), siguiendo los modelos del constructor militar italiano Antonio Ferramolino. La razón de esta acelerada construcción fue la aparición de una nueva amenaza para la libertad de Dubrovnik por parte de la República de Venecia. El conocido herrero -fundidor renacentista, Ivan Rabljanin (Juan de Rab), en el vasto interior de fortaleza tenía sus hornos para forjar cañones y campanas. De esta fortaleza también se pagaba el tributo para el sultán por la libertad. En la cima de Revelin se encuentra una terraza, la más grande de Dubrovnik, un escenario extraordinario.

LA FORTALEZA DE SAN JUAN, en el lado sudeste hacia el mar, fue construida en el siglo XVI como la principal defensa del Puerto de la Cuidad y del Arsenal. En el Arsenal se construían y reparaban los buques de la flota mercante de la República de Dubrovnik y desde aquí zarpaban hacia el Mar Mediterráneo y hacia otros mares del mundo. En la planta baja de esta fortaleza también se encuentra una de las entradas a las murallas de la Ciudad y en su interior el Museo Marítimo y el Acuario. La exposición permanente del Museo Marítimo muestra el desarrollo histórico de la navegación de la región de Dubrovnik, acompañada con diferentes materiales (documentos, objetos de los barcos hundidos, cartas marítimas de navegación, instrumentos de navegación, cuadros y fotografías de barcos y capitanes de navíos; y maquetas de barcos),  desde la antigüedad hasta el siglo XX con especial énfasis en la navegación de la República de Dubrovnik. El Acuario se encuentra en la planta baja de la fortaleza y en sus 27 piscinas se encuentran varias especies de peces de mar, esponjas, anémonas del mar, corales, estrellas de mar, caracoles, pulpos, como también caballitos de mar, marca registrada del Acuario.

El DIQUE ROMPEOLAS Porporela fue construido a fines del siglo XIX y él y su farol rojo han sido mencionados en muchas canciones de amor. El lado sur de las murallas de la ciudad ha sido construido en los empinados acantilados que dan cara al mar abierto. La elegante fortaleza BOKAR en el lado sudoeste (torre semicircular con bellas  coronas de piedra), que defendía la puerta de entrada a la Ciudad, como el puente y la zanja en Pile, los proyectó en el siglo XV, el arquitecto florentino Michellozi.




La monumental MINČETA  de base circular, es la fortaleza más bella de Dubrovnik que domina la Ciudad. Está construida en el terreno de propiedad de la familia noble Menčetić y por ella lleva el nombre. La forma actual de la Minčeta es obra del constructor Michellozi de Florencia y fue terminada en el año 1464, según el proyecto del conocido constructor renacentista Juraj Dalmatinac (Jorge Dálmata). La Minčeta fue artillada con 9 cañones. Desde la cima de esta famosa fortaleza se extiende una extraordinaria vista panorámica sobre el antiguo casco de la Ciudad y sobre los significativos techos de Dubrovnik, que fueron seriamente destruidos en la Guerra por la Patria, los años 1991/1992.
El armamento de las murallas de Dubrovnik estaba formado por una significativa cantidad de diferentes cañones, que realmente muy rara vez fueron utilizados en asuntos bélicos. Generalmente, fueron forjados en Dubrovnik en su mayor parte por hábiles herreros nacionales. En el último registro de armamento de la República de Dubrovnik del año 1876, se citan inclusive 126 cañones. Las autoridades de Francia y luego las de Austria, se llevaron estos cañones, de manera que  en nuestros días, se logró salvar un solo cañón.
Es una experiencia irrepetible el pasear por las murallas de Dubrovnik y ver a la Ciudad como en la palma de la mano.        

PILE   

Pile hace un tiempo atrás fue el mayor suburbio de la ciudad, situado cerca de la parte antigua de Dubrovnik, hacia el occidente. Recibió el nombre por la palabra griega pylai, que significa puerta.
El suburbio Pile se forma en el período tardío de la edad medieval, cuando se convierte en una población planificada. En la zona de Pile, en el siglo XV, se forman plantas productoras de la Ciudad; se trata de plantas para la elaboración y pintura de géneros, de plantas para el muy desarrollado oficio de cristalería, de talleres de producción de jabón y otros artículos de primera necesidad. Es importante mencionar que desde el año 1420 hasta el año 1435, Dubrovnik llega a ser la sede mediterránea del oficio de las géneros textiles y su producción. También, en el año 1432 se funda la Cámara empresarial de la producción de lana, primera en Croacia y en los países eslavos de sur europeo.  Pile fue seriamente  devastado por los rusos y montenegrinos en el año 1806, cuando también fueron dañadas otras partes de Dubrovnik, como Župa Dubrovačka y Konavle. De acuerdo a un legado escrito, de las 147 casas que Pile tenía en esta época, inclusive 143 fueron seriamente dañadas. Grandes trabajos en la construcción y restauración de Pile se realizaron durante el gobierno de los austríacos, desde el año 1814 hasta el comienzo de la Primera Guerra Mundial.
Pile en el siglo XIX, fueron el primer paseo moderno fuera de la ciudad, que se prolongaba hasta el mar. Esta zona tiene marcadamente significativas características turísticas y de transporte. En el año 1897 aquí fue edificado el primer hotel grande y moderno – Grand hotel Imperial y la cafetería “Dubravka” empezó con sus labores el año 1836. Aquí también se encuentra el famoso restaurante Atlas Club Nautika, en el edificio de la ex Escuela Marítima, las sucursales de Atlas y Croatia Airlines, el correo, las tiendas. Pile es la sede principal del tráfico de transeúntes, del transporte de autobuses y el paradero de taxis. 
A la Ciudad se ingresa por la entrada de doble puerta de la Ciudad, en las que  domina la escultura de piedra de San Blas. Hasta la primera puerta en la torre semicircular renacentista, nos conduce el puente de piedra y el puente levadizo  de madera, que en el pasado era levantado por las noches. Cuando atravesamos bajo el arco gótico de las puertas interiores, con la escultura de San Blas (obra del gran escultor croata Iván Meštrović), entramos a la Ciudad, a la calle principal de Dubrovnik, Plaza.
                                                                                  
El casco histórico de la ciudad de Dubrovnik abarca una superficie de sólo 13,38 hectáreas, de las cuales los edificios de vivienda, públicos y sacros; ocupan 7,5 hectáreas, donde; según los datos de la Alcaldía de la Ciudad de Dubrovnik, hoy viven alrededor de 3500 habitantes.        




LA FUENTE DE AMERLING 

La fuente Stojna y sátiro obra del escultor Iván Rendić, fue situada en Brsalje (parte de Pile) en el año 1900 y con la belleza de su obra  atrae la atención de  numerosos visitantes, inclusive cuando éstos no desean calmar su sed. La fuente es un obsequio de Niko Amerling y sus hermanos Inja y Antun a Dubrovnik, su ciudad natal. Esta fuente desde su construcción, es el símbolo de Pile. Durante la  agresión contra Dubrovnik, en el año 1991, la Fuente de Amerling fue muy dañada por impactos indirectos de la artillería del agresor, pero actualmente se encuentra  exitosamente restaurada y nuevamente  brilla en su pleno  esplendor.

LA PLAZA         

La calle principal de Dubrovnik es la Plaza, el popular Stradun, de una longitud de 292 metros. Esta celebre calle sobre la cual han sido escritas muchas canciones, es el orgullo de Dubrovnik y de sus ciudadanos; y su nombre tiene origen etimológico en el latín paltea o placea. El nombre de Stradun proviene del italiano  strada (stradone). Nació en el siglo XI  o XII como consecuencia de la construcción del terraplén, sobre el brazo del  mar que dividía a la actual Ciudad en dos partes: la parte isleña (Lave, Laus) y la parte continental (Ragusa, Dubrovnik). El poeta Luko Paljetak, sobre la Plaza escribe: ¡Stradun es la única calle en el mundo, donde los pasos no se oyen, sino se ven!  
La uniformada arquitectura barroca de una serie de las casas en la Plaza que disponen de un espacio para los comercios en la planta baja, que tienen la puerta a la rodilla, obtuvieron la apariencia actual durante la reconstrucción de la Ciudad, después del gran terremoto del año 1667. La solución arquitectónica de la Plaza demuestra la eficiencia general y el espíritu comercial de la República de Dubrovnik en tiempos difíciles. La Plaza fue adoquinada en el año 1901. Como hace tiempo, hoy también es el centro de todos los acontecimientos de la vida de Dubrovnik.

LA FUENTE GRANDE  DE ONOFRIO  

Se encuentra a la entrada de la Ciudad, viniendo de Pile desde el lado derecho, y es obra del arquitecto Onofrio de la Cave de Nápoles (italiano que en la primera mitad del siglo XV, trabajó en varios edificios de Dubrovnik – también proyectó el acueducto de Dubrovnik, el año 1436). Las fuentes de Dubrovnik estaban situadas  sólo en los más destacados lugares de la Ciudad, y de todos los edificios, sólo el Palacio del Príncipe y el Monasterio franciscano disponían de ellas. Esta fuente además de  su función práctica, tiene también una función decorativa. En realidad, ella es una piscina de dieciséis lados (un gran depósito de agua) de la que se levanta la edificación central, también de dieciséis lados, delimitada y ornamentada en las esquinas con 16 pequeños pilares. Desde el centro de cada parte, relieves de mascarones de grandes ojos, vierten agua fresca. En la parte  inferior, la fuente está ornamentada con un canal de desagüe. En el terremoto del año 1667 la fuente fue dañada y la cúpula actual de ladrillo, fue construida posteriormente.
Al lado de esta fuente, el gran  comediógrafo croata Marin Držić, situó el desarrollo de su conocida obra Novela Od Stanca (Novela sobre Stanac). Hoy en sus gradas, en su pedestal, se dan cita los muchachos y las muchachas,  y los turistas descansan refrescándose con el agua fresca, en compañía de las palomas de Dubrovnik.

LA IGLESIA DE LA SANTA SALVACIÓN  

Al frente de la Gran Fuente de Onofrio, cerca de la entrada principal a las murallas de la ciudad, se encuentra la pequeña capilla de la Santa Salvación, uno de los más bellos templos de Dubrovnik. Fue construido el año 1520, como  agradecimiento de la Ciudad,  por haber  sobrevivido el terremoto. No fue dañado ni en el fuerte temblor del año 1667, y es el único templo conservado completamente, en una bella composición renacentista. Es obra de los hermanos Andrijević, constructores locales de la isla de Korčula. En el altar principal se encuentra la imagen de La Resurrección de Cristo, obra del pintor Piero Antonio Palmerini de Urbani, del año 1527.
Esta pequeña capilla, raras veces es utilizada para ceremonias religiosas, pero con frecuencia en ella se organizan exposiciones de pinturas y pequeños conciertos de música clásica.

EL CONVENTO de Santa Clara 

Detrás de la Gran fuente de Onofrio se encuentra el convento de Santa Clara, el más conocido de los ochos monasterios femeninos en Dubrovnik en el que  generalmente se ordenaban como monjas  las nobles  de Dubrovnik. Fue  construido en el período de los siglos XIII y XIV. Ya en el siglo XIII éste disponía de un asilo para los niños abandonados y en el año 1432 el Gobierno de Dubrovnik fundó el Orfanato, uno de los primeros de aquella época en Europa. Con la llegada de los franceses en el año 1806, fueron suspendidos todos los conventos de monjas en Dubrovnik; entre ellos el convento de Santa Clara, de las conocidas hermanas clarisas, que fue transformado en establo y polvorín. Actualmente este convento tiene una función múltiple y en su atrio se encuentra un pintoresco restaurante. 

EL MONASTERIO FRANCISCANO  “Hermanos Pequeños”

Junto a la iglesia de la Santa  Salvación está situado Monasterio franciscano, incluida la iglesia, que entre los ciudadanos de Dubrovnik se conoce como el monasterio de los “Hermanos Pequeños” (Frailes negros). Sus inicios se relacionan con la leyenda de la visita de San Francisco de Asís a Dubrovnik. El historiador franciscano Sebastián Dolči – Slade menciona la entrega oral según la que el Santo durante su estadía en Dubrovnik milagrosamente resucitó a un  joven hombre de Gruž. Los documentos escritos mencionan por primera vez a los franciscanos en Dubrovnik en el año 1235, sólo 9 años después de la muerte de San Francisco (murió el año 1226). El primer monasterio franciscano en Dubrovnik, llevaba el nombre de Santo Tomás y se encontraba en el lugar donde actualmente se encuentra el hotel Hilton Imperial Dubrovnik. Este monasterio fue destruido y en el año 1317 empezó la construcción del nuevo monasterio en el lugar donde actualmente se encuentra, dentro de las murallas de la ciudad, que en su mayor parte fue construido hasta fines del siglo XIV. El nombre oficial del orden de franciscanos es Ordo Fratrum Minorum, que traducido significa Orden Menor de los hermanos (mejor pequeños hermanos). Este enorme complejo que se encuentra entre las obras más significativas de la arquitectura croata y es uno de los monumentos de construcción más importantes de Dubrovnik, es obra por lo general de los maestros constructores nacionales. El monumental claustro de estilo románico-gótico, es obra de Mihoje Brajkov de Bar. El claustro está dividido en cuatro partes iguales y simétricas. En la riqueza y variedad de los capiteles (todos los 60 son diferente), se encuentra alegremente relacionada toda la tradición románica, en forma de figuras de animales con elementos góticos de  cabezas humanas. En el centro del claustro se encuentra una pequeña fuente de  estilo gótico del siglo XV y en la alta pared oriental del claustro, se encuentra el bello sarcófago gótico de la ilustre familia noble Gučetić, también del siglo XV.
Sabemos que el estilo románico en Dubrovnik no es muy frecuente, de manera que el claustro en el monasterio “Hermanos Pequeños”, representa una de las obras más importantes del periodo románico tardío entre los croatas. El monasterio a través de los siglos vivió numerosas anexiones y cambios, especialmente después del terremoto del año 1667, cuando la iglesia se quemó completamente, después de lo cual, fue detalladamente reconstruida en estilo barroco (afortunadamente, se conservo la pietá, obra de los hermanos Petrović de  fines del siglo XV.
En la iglesia de los “Hermanos Pequeños” se encuentra la tumba del gran poeta Iván Gundulić; autor de las obras Osman, Dubravka, Suze sina razmetnoga/Lágrimas del hijo perdido, Ljubovnik sramežljivi / El amante tímido… (se trata de las obras que representan la base de la literatura croata). Actualmente en la iglesia y en el claustro, se ejecutan conciertos de música clásica y otros tipos de recitales.

La farmacia, la biblioteca y el museo       

La especial característica de este monasterio es la farmacia, cuyo inicio está relacionado con el año 1317. Se trata de una de las más antiguas farmacias de Europa, cuya continua labor se prolonga hasta nuestros días y ahora se encuentra en el complejo del monasterio, a sólo 30 metros del lugar donde se encontraba antes y que actualmente ocupa el museo abierto después de la Segunda Guerra Mundial. La farmacia empezó con sus labores, debido a las necesidades de los mismos monjes, para que al poco tiempo de saberse esto,  también la gente venían a buscar medicamentos y consejos médicos. Con el transcurso del tiempo, la farmacia empezó a traer beneficios económicos al monasterio, de manera que una de sus fuentes de ingresos mas  importantes para su mantenimiento,  llegó a ser el trabajo con los medicamentos.
El mayor valor cultural para el monasterio representa la biblioteca, que también en este monasterio existe desde el mismo comienzo. Por su importancia ocupa un  lugar muy alto en Croacia. La biblioteca cuenta con alrededor de 70 mil libros  manuscritos e impresos. El más valioso es el Archivo de música, que con 13 mil unidades, es el más grande de esta especie en la Península Balcánica. En esta biblioteca se encuentra una serie de obras únicas y originales, el número de manuscritos sobrepasa las dos mil unidades, y también se encuentran 206 incunables (libros impresos desde la época de Gutenberg hasta el año 1500). Los más antiguos son las hojas del registro de decretos del siglo XI, escritas en pergaminos, y también se destacan  varios libros litúrgicos del siglo 15, fantásticamente iluminados; luego el calendario de los santos del siglo XVI para el uso litúrgico y la más antigua trascripción del “Osman” de Gundulić, del año 1653, obra de Nikola Ohmučević. En esta biblioteca también se encuentra la única edición conservada de “Judita” de Marko Marulić del año 1521. El museo se encuentra en el salón renacentista del monasterio, y a éste se  ingresa por el claustro. Conserva algunas partes del inventario de la farmacia desde el siglo XVI hasta el siglo XVIII, como también numerosos objetos  expuestos, manuscritos y recetas. Es muy interesante el libro “Nombres de Plantas”, escrito en latín (más tarde las frases escritas en latín fueron traducidas al croata, lo cual de todas maneras es una valiosa contribución a nuestra  cultura  idiomática). La farmacia en el monasterio “Hermanos Pequeños”, es el testigo del desarrollo de la medicina en Dubrovnik, desde el periodo anterior a la medicina científica, hasta los tiempos más modernos.
Además de algunas partes de la antigua farmacia, en el museo también se encuentran las obras de los mas antiguos talleres de Dubrovnik, el antiguo vestido de misa, las pinturas de artistas de Dubrovnik, Italia y Holanda, desde el siglo XVI hasta el siglo XVIII, como también pinturas que muestran a Dubrovnik antes del gran terremoto del año 1667.

LA CALLE PRIJEKO (DEL FRENTE)

La calle Prijeko (del frente) es, después de la Plaza (Stradun), con seguridad la  calle más bella de Dubrovnik. Si nos encaminamos siguiendo lado izquierdo de la Plaza, al lado de la pared lateral de la Iglesia de los franciscanos “Hermanos Pequeños”, llegaremos a la calle Prijeko, que paralelamente a la calle Plaza, conduce hacia el lado oriental de la Ciudad. La calle Prijeko corta la red ortogonal de 14 calles muy inclinadas, que conducen desde el abrupto acantilado del mar hasta la calle principal de Dubrovnik – Plaza. Aquí se encuentra una serie de casas de pintorescos portales muy representativos, con balcones y ventanas de estilo gótico, renacentista y barroco. Actualmente la calle Prijeko se encuentra plena de restaurantes con exquisitas  ofertas gastronómicas.

LA IGLESIA DE LA SEŇORA DE SIGURATE

Al comienzo de la calle Prijeko, en la Calle de Sigurate, en el siglo XIII fue fundado el convento de monjas de la Conversión de María, en Dubrovnik mejor conocido como el convento de la Virgen de Sigurate. En este convento se encuentra una de las iglesias pre-románicas, de una sola nave, de estilo dálmata sureño del siglo XI, con una pequeña cúpula y ápside. Hoy en día es un convento conservado del siglo 17 que posee una rica colección de obras de arte. En el museo del convento  está expuesta la colección de pinturas del período entre los siglos XVI y XIX, luego las vasijas de las iglesias con las custodias y la cruz de las procesiones del siglo XIV. Aquí también se encuentran dos telares del siglo XIV, encajes y bordados. Estos objetos son en su mayor parte ofrendas de votos o han sido  elaborados en el monasterio. 

LA PUERTA DE BUŽE Y RUĐER BOŠKOVIĆ      

Paseando por la calle Prijeko hasta la calle perpendicular de Ruđer Bošković,  llegamos hasta la puerta que, como la puerta de entrada a la ciudad, fue abierta en el año 1907. En la misma calle se encuentra y la casa natal del gran científico Josip Ruđer Bošković (nacido en Dubrovnik el 18 de mayo de 1711 – murió en Milán, el  13 de febrero de 1787), científico conocido mundialmente, gran físico, matemático, astrónomo, filósofo y poeta. Sus conceptos científicos son también  actuales para muchos razonamientos modernos, especialmente en filosofía y física. Cuando se empezó a perseguir a lo largo y ancho de Europa a los miembros de la Orden Jesuita, a la que pertenecía Ruđer; él abandona Roma en el año 1759 y parte de viaje por Italia, Alemania, Holanda e Inglaterra.

LA SINAGOGA Y LA IGLESIA DE SAN NICOLÁS   

La sinagoga se encuentra al final de la calle Prijeko, en la calle Žudioska, en la que durante la época de la República de Dubrovnik, vivían los miembros de la comunidad hebrea (en el dialecto de Dubrovnik Žudjeli). Los judíos llegaron a Dubrovnik de España a fines del siglo XV y principios del siglo XVI. La Sinagoga fue fundada en la primera mitad del siglo XVI, y se la considera una de las más antiguas en Europa. Fue seriamente dañada en el terremoto del año 1667. El actual interior de la sinagoga es de la época del barroco y los objetos de valor conservados, de la época entre los siglos XVI y XIX. Actualmente, en el primer piso se encuentra la Oficina de la Comunidad Hebrea de Dubrovnik.
La iglesia de San Nicolás se encuentra sobre al final de la calle Prijeko y es una de las pequeñas iglesias prerrománicas de Dubrovnik, más antiguas del siglo XI, que contiene arreglos de estilo barroco, realizados posteriormente.


EL MONASTERIO DOMINICANO

El Monasterio Dominicano o Frailes Blancos, como los ciudadanos de Dubrovnik llaman a los miembros de este orden de la iglesia, empezó a construirse en el año 1301 en la zona oriental, la parte más sensible de la Ciudad. Lo construían maestros nacionales e italianos desde el siglo XIV hasta el siglo XVI. Con el transcurso del tiempo, el monasterio fue rodeado por las murallas de la ciudad y fue un punto importante de la defensa de Dubrovnik. En la iglesia y en su interior, al igual que  en el capitolio y en la tesorería donde se encuentran las tumbas de la nobleza de Dubrovnik (este Templo es la tumba más conocida de la Ciudad), se entrelazan las composiciones góticas y renacentistas. La fachada y la parte sur  de la iglesia fueron destruidos en el terremoto del año 1667 y renovados en el siglo XVII en estilo barroco. Quedó conservado sólo el portal románico-gótico del lado sur que fue terminado por el maestro Bonino de Milán. La sacristía gótica fue construida por el maestro Paskoje Miličević de Dubrovnik. En la pequeña plaza frente a la iglesia  y al Monasterio Dominicano, se encuentran dos iglesias pequeñas – la  Iglesia de la hermandad del Santo Rosario, construida en el año 1594 y la Iglesia de San Sebastián, construida en el periodo entre el siglo XV y el siglo XVII. Actualmente estas dos iglesias no se encuentran en función y se utilizan como galerías de artes.

EL Claustro de los Dominicanos   

El claustro del monasterio se encuentra entre las creaciones más esplendorosas  del florecimiento gótico dálmata. Fue construido desde el año 1456 en varias etapas por diferentes constructores nacionales (Đuro Utišenović, Radonja Grubačević, Radosav y Jakov Radmanović, Tonkuša Vlatković, Radivoje y Sinko Bogosalić, Đuraj Vukojević y Vlađ Bagojević), de acuerdo al proyecto, posteriormente  bastante modificado, de Masa di Bartolomeo de Florencia, quien fue forjador de cañones. En el claustro se entrelazan las formas venecianas del tardío periodo gótico (llamado florecimiento gótico), como la repercusión de la fuerte personalidad artística de Juraj Dalmatinac y con las primeras señales del estilo renacentista, lo cual crea el característico producto artístico, típico de los talleres nacionales de la segunda mitad del siglo XV, especialmente demostrado en Dubrovnik. El claustro es un patio cuadrilateral, rodado por arcadas de pilones simples, (pilares de soporte de dimensiones más grandes) con arcos circulares rellenos de triforios (aperturas divididas con dos pequeños pilares en tres arcos). En la cumbre del triforio se encuentran dos aperturas circulares, interpolados con  ramas entrelazadas de cuatro hojas. Las arcadas sostienen una amplia terraza, sobre la que alguna vez se encontraba una baranda de la época gótica tardía, y actualmente una pobre imitación de los fragmentos inferiores del claustro, construida el año 1900. En el centro del patio se encuentra un pozo, construido el año 1559. El claustro dominicano es de especial importancia para la afirmación de nuestra construcción artística autóctona, que dentro del desarrollo socio-cultural y de la prosperidad económica, precisamente en Dubrovnik encontró  suelo más fértil.

El Museo

En la parte oriental del monasterio, hoy convertido en museo, se encuentran las  pinturas muy valiosas de los altares, trípticos y polípticos de los pintores de Dubrovnik, Lovro Dobričević del siglo XV y Mihajlo Hamzić y Nikola Božidarević  del siglo XVI, la pintura del crucifijo de Paolo Veneciano del siglo XIV, la paleta con la imagen de la Santa Magdalena de Tiziano Vicellio del siglo XIV, el tríptico de Frane Matijan del siglo XVI y un gran número de recipientes de iglesia, relicarios   y ornamentos de Dubrovnik.
En en el palustre del altar de la Iglesia dominicana, se destaca especialmente el cuadro El Milagro de San Domínico, obra de Vlaho Bukovac. La inestimable biblioteca contiene 239 incunables y otros valiosos manuscritos.  

PLOČE- SAN JACOBO

Saliendo de la Cuidad y fuera de las  murallas masivas; hacia el este y noroeste, se extiende el suburbio de Ploče, continuamente hasta la zona de San Jacobo. Desde el siglo XV, las familias nobles de Dubrovnik construían en Ploče sus casas de verano. De estos aposentos, con pintorescos jardines de sarmientos y paseos, prácticamente no quedó nada. En una época, en Ploče se encontraba la iglesia y sede de la Hermandad de San Lázaro, cuyos miembros por lo general, eran los ciudadanos llamados Lazarini, destacados comerciantes en Oriente y en la Península Balcánica.  En la entrada de Ploče se encontraba el famoso Tabor, de larga duración, estación de admisión para las caravanas de comerciantes, del territorio continental inmediato y más alejado. En el lugar del Tabor de entonces, hoy se encuentra el edificio del Liceo, que fue construido entre los años 1912 y 1927. Ploče reciben nuevo significado urbano, en la segunda mitad del siglo XIX; y durante el siglo XX se construyen villas residenciales, edificios públicos y edificaciones hoteleras.
La Puerta de Ploče es una entrada muy fortificada a la Ciudad, formada por las puertas exteriores e interiores del siglo XV, con sus respectivos puentes de piedra. Sobre la puerta interior se inclina la torre Asimon como parte de las murallas de la ciudad y el puente exterior tiene también su parte de madera, que en el pasado se levantaba por al noche. Y sobre la Puerta de Ploče también se encuentra la escultura de piedra de San Blas.

LAZARETOS (CUARENTENAS)  

En la edad media, además de las amenazas de guerra, uno de los mayores peligros representaban las epidemias de graves enfermedades contagiosas, entre las que el primer lugar ocupaba la peste o “la muerte negra”, como la llamaban entonces. De esta desgracia tampoco se salvó la República de Dubrovnik, de manera que el Concejo Mayor decidió que todas las personas y la mercancía de los territorios infectados y considerados sospechosos, deben pasar 30 días en aislamiento en las islas de Mrkan, Bobari o Supetar, frente a Cavtat (en el siglo XV esta estadía fue prolongada a 40 días, de donde proviene el nombre de cuarentena). Puesto que se trataba de una medida racional para la salud, pero también exitosa medida preventiva para la erradicación la epidemia, el acto de los ciudadanos de Dubrovnik fue cmprensible y justificado. Por esta razón se empezó la construcción  del complejo de edificios  Lazaretos  en Ploče, que como se presentan actualmente, fueron construidos en los años treinta del siglo XVII (1627-1629). Disponían de 8 edificios y 5 patios con amplios almacenes para la mercancía y corrales  para el ganado, como también de una sala para la prolongada estadía, de comerciantes y viajeros en incomunicación. En el siglo XVII los Lazaretos de Dubrovnik fueron el centro comercial de mayor tránsito en el Adriático, y una de las mejor organizadas cuarentenas en el Mediterráneo.
Actualmente los Lazaretos de Dubrovnik tienen un papel completamente  diferente – se utilizan  para el comercio, el entretenimiento y la recreación.

EL MONASTERIO DE SAN JACOBO

Uno de los pocos monasterios que fue construido fuera de las murallas de Dubrovnik, fue aquel de San Jacobo en la zona llamada Ploče, que también hoy en día lleva este nombre. Su construcción fue ordenada por destacado patricio Dživo Mihov Gundulić, quien era propietario de una inmensa fortuna: tierras, casas, embarcaciones y dinero. Como no tuvo descendencia propia, además del  monasterio, dejó a los benedictinos muchas tierras, viñedos, casas y otros bienes. El monasterio fue construido en la primera mitad del siglo XIII, y se encontraba en una bahía preciosa, rodeado de los viñedos, cipreses y pinos. Vecino al monasterio se encontraba el pequeño pueblo de Višnjica. En este monasterio encontraron refugio, trabajaron y crearon obras de reconocimiento  mundial, muchos sabios benedictinos (Alosius Cerva Tubero, Mavro Vetranović, Ignjat Đurđić, Anselmo Bandur, Mavro Orbini, Placid Menčetić, Basilije Gradić…).
Durante la República de Dubrovnik, en este monasterio tenían que pasar algún tiempo estudiando las instrucciones escritas, los legendarios mensajeros de Dubrovnik antes de salir hacia Estambul con el tributo para la paz con los turcos. El monasterio poseía también, una de las más ricas bibliotecas en el  antiguo Dubrovnik. Después de la ocupación francesa y la abolición de la República en el año 1808, interrumpieron sus funciones todos los monasterios de los benedictinos en el territorio de Dubrovnik, así también este monasterio. Una parte del fondo de libros de la biblioteca del monasterio de San Jacobo, se encuentra conservado en el monasterio  de los “Pequeños Frailes” en Dubrovnik, una menor parte se vendió en el extranjero,  y se desconoce el destino de la mayor parte de esta biblioteca. Posteriormente, el edificio del monasterio fue concedido al municipio  de Dubrovnik, que lo utilizaba para diversas actividades  (hospital para los enfermos de peste, asilo para pobres…). Durante un período de tiempo, desde el año 1926 hasta el año 1954, fue la vivienda del  compositor polaco Ludomir Michal Rogowski. El monasterio actualmente se encuentra  renovado y en él se llevan a cabo ceremonias religiosas. 

LUŽA Y EL CAMPANARIO DE LA CIUDAD

Regresando desde Ploče hacia la Ciudad, pasamos a través de las bóvedas de la Puerta de Aduanas y nuevamente del lado este, llegamos a la Plaza. Sobre la puerta se encuentra el antiguo campanario Luža del siglo XV que fue restaurado  el año 1952.  En su cercanía se encuentra el campanario de la ciudad, en el que sobresale el reloj construido el año 1444. El maestro forjador Ivan Rabljanin forjó  la campana mayor en el año 1506, y en este periodo también fueron forjados en  bronce los famosos Zelenci (Verdes), que marcan las horas con los golpes de sus martillos en la campana. Los ciudadanos de Dubrovnik posteriormente les dieron los nombres de  Maro y Baro. El campanario de la ciudad sufrió serios daños en el terremoto del año 1667. El año  1929 fue nuevamente construido, porque corría peligro de derrumbarse, y los Zelenci fueron sustituidos por copias. (los Zelenci originales del año 1478, se conservan actualmente en el atrio del palacio Sponza).
Al lado del Campanario de la Ciudad, se encuentra el edificio de la Guardia principal. Fue renovado en el siglo XX, pero se conservó la bella reconstrucción barroca de la fachada de entrada del edificio, obra del arquitecto Marin Gropelli del siglo XVIII. Actualmente es el pasaje de acceso a la sala de cine.

EL PALACIO SPONZA

Al oeste del Campanario de la Ciudad se encuentra el precioso Palacio Sponza, que representa el ejemplo más expresivo del estilo gótico-renacentista, por el que  la arquitectura de Dubrovnik es tan específica. Fue construido el año 1520 según el proyecto de Paskoje Miličević, de base rectangular, con un atrio sombrado anterior y un patio interior. La mayoría de las valiosas obras de tallistas fue realizada por los hermanos Andrijević de la isla de Korčula. El patio interior y el atrio del primer piso rodean la puerta de los almacenes. En este patio sobre la bóveda donde colgaba la balanza estatal, escribe lo que debería escribir en todas las balanzas, y debería estar grabado en la conciencia de todos los comerciantes (traducción libre): Nuestras leyes prohíben robar en la balanza y mientras mides el peso de la mercadería, ten cuidado comerciante, de que al mismo tiempo midas el peso de  tú honestidad. Y no olvides: todo el tiempo te mira nuestro querido Dios.
Sponza era la aduana y por eso fue llamada Divona (antes de la construcción de la actual Sponza, en el mismo lugar existía la aduana del año 1296, que fue demolida cuando se construyó este palacio). En la planta baja de la Sponza, en el pasado se encontraban las oficinas para la apreciación de mercancías y el almacén, como también el lugar donde se acuñaba la moneda y en el primer piso la sala de reuniones y academias literarias.

El Archivo Histórico 


Actualmente en  el palacio Sponza se encuentra el Archivo Histórico, una de las instituciones culturales más importantes de la Ciudad. Se trata del archivo de la ex República de Dubrovnik y del material de los siglos XIX y XX, sin el cual es imposible el serio estudio del pasado de Dubrovnik. El documento más antiguo sin recopilar de este Archivo, tiene origen en el año 1022, y los libros de los archivos con los documentos y actas sucesivamente recopilados, se llevan desde el año 1278. Las lenguas oficiales en las que fue escrita esta documentación, antes que nada son el latín y el italiano, pero también se encuentran muchas crónicas en croata, en escritura latina y cirílica, un significativo número de documentos en turco, español, ruso, árabe y nuevo-griego y algunos otros idiomas. De valor extraordinario son los documentos que en latín se denominan Diversa Cancellariae, Diversa Notariae, Testamenta, Debita Notariae, con ayuda de los que se hace posible seguir la vida diaria de Dubrovnik desde la época  más antigua hasta la caída de la República. También es significativa la colección de libros de leyes y de derecho, en la que destacan el antiguo Estatuto de Dubrovnik del año 1272 y el Estatuto de Aduanas del año 1277. Los libros de leyes y de derecho se encuentran en la serie que lleva el nombre de Reformationes y son de especial significado para la historia política de Dubrovnik. Desde el año 1415 se empieza a llevar en un libro especial, el acta de cada Concejo y de esta manera nacen las actas del Concejo Mayor, del Concejo Menor y del Concejo de los Necesitados. Para el estudio de la historia de Dubrovnik es también muy importante la serie Litterae et Comisiones llevada desde el año 1359 que contiene todos los comunicados que el Gobierno de Dubrovnik dirigió a los gobernantes extranjeros, a las ciudades, cónsules y consulados, como también a sus funcionarios en el territorio de la República.          
                          


LA PEQUEŇA FUENTE DE ONOFRIO   

Se encuentra situada al final de la Plaza, entre el Campanario y la Cafetería de la Ciudad, y representa una de las obras más significativas de la escultura gótica figurativa y decorativo-ornamental en Croacia. Se cree que Onofrio de la Cava fue el que dio la idea para su construcción, pero que las obras de escultura en ella las realizó el conocido escultor y medallista italiano Pietro di Martino da Milán. Las obras en la Pequeña Fuente de Onofrio empezaron en otoño del año 1440 y terminaron durante el 1442. La Fuente esta compuesta por la piscina octogonal, de la que se levanta un pilar que sostiene una concha con fantásticas cabezas desde las cuales salpica el agua y sobre la que se encuentra la parte superior en forma de una pirámide con 4 delfines y una flor en el cumbre. En relación a la pintura, la parte de mayor calidad son los relieves de los muchachos desnudos en las placas de la piscina, que portan diferentes recipientes y fuelles con agua.

EL PILAR DE ORLANDO

Entre el palacio de la Sponza, la Iglesia de San Blas y el Campanario de la Cuidad, se levanta el Pilar de Orlando, obra del maestro Bonino, con la imagen del guerrero de la edad media, erigido en este lugar el año 1418. Representa la imagen del joven caballero Rolando del siglo VIII; en armadura, con el escudo en la mano izquierda y la espada metálica levantada en la derecha. El legendario caballero Rolando (en italiano Orlando), formando parte del  ejército de Carlos Magno, cayó en el año 778 regresando de España, a tiempo de atravesar los Pirineos. El poema medieval “Chanson de Roland” también contribuyó muchísimo a la popularidad de este héroe. Los pilares de Orlando en su mayor parte se levantaban en las ciudades alemanas (los únicos monumentos conocidos fuera de las fronteras de Alemania, son el de Dubrovnik y el de  Litomerice, en la República Checa) y su mito llegó a Dubrovnik en el siglo XV. Hasta la caída de la República de Dubrovnik en el Pilar de Orlando, ondeaba la bandera blanca del estado con la imagen de San Blas. En la base del Pilar de Orlando, hasta hoy en día es visible la unidad de medida “del codo de Dubrovnik” – 51, 2 centímetros. Durante la época de la República, todo ciudadano después de realizar la compra de lienzo o géneros de tela en la tienda, tenía el derecho de acercarse al pilar y cerciorarse si el comerciante le dio la medida justa o le perjudicó. Desde el año 1950, cada 10 de julio, en la plaza que circunda el Pilar de Orlando, se organiza la festiva apertura del escenario de los Juegos de Verano de Dubrovnik y en el mástil del Pilar se levanta la bandera del Festival, con su simbólica escritura Libertas. El Pilar de Orlando fue  (y permanece siéndolo, uno de los símbolos de la independencia y libertad de Dubrovnik.

LA IGLESIA DE SAN BLAS 

A tiempo de proclamar a San Blas como el patrono de la Ciudad, en su honor fue erigida la iglesia del convento de las clarisas, demolida el siglo XIII cuando se   construyó el muro occidental de la ciudad y la torre Pucjela. Esta iglesia románica del santo de Dubrovnik, construida en el siglo XIV, sobrevivió el terremoto del año 1667, pero en el incendio del año 1706 se quemó completamente. Es muy interesante y también considerado significativo que en ese incendio se salvó  sólo la estatua dorada de San Blas, que en la mano lleva la réplica fiel de la Ciudad, que actualmente se encuentra sobre el altar. En el mismo lugar, un año más tarde, el 15 de junio de 1707, fue colocada la piedra fundamental de la actual Iglesia de San Blas, que fue terminada y consagrada en julio del año 1715. La construyó el maestro Marino Gropelli, en estilo del barroco veneciano ornamentado con un suntuoso portal y una amplia gradería.
Sobre la Iglesia de San Blas se destaca, como en un trono, la gran escultura del santo, y hoy en día, en las escalinatas frente a la iglesia, frecuentemente tienen lugar diferentes fiestas y manifestaciones.

EL AYUNTAMIENTO DE LA CIUDAD   

Entre la Guardia de la Ciudad y el Palacio del Príncipe, se encontraba el Palacio del Concejo Mayor, construido en el siglo XIV, en cuya estructura, del lado oriental, se apoyaba el gran arsenal, el almacén de mercadería y de trigo. En el año 1816 el Palacio se quemó desde sus cimientos, de manera que el año 1882 fue construido el nuevo Ayuntamiento de la Ciudad. Dentro de este edificio, renovado en el siglo XIX, se encuentra la representativa Cafetería de la Ciudad y el teatro “Bonda”, construido e inaugurado el año 1865, cuyo techo fue pintado por el gran pintor croata del siglo XIX, Vlaho Bukovac. Hoy en día aquí se encuentra el Teatro de Marin Držić con su permanente elenco.   

EL PALACIO DEL PRINCIPE  

El Palacio del Príncipe fue el edificio público más importante en el antiguo Dubrovnik, la sede del Gobierno y del poder de la República de Dubrovnik, y representa uno de los monumentos más significativos de la arquitectura profana en la costa croata. Se trata del palacio gótico con reconstrucciones renacentistas y barrocas, levantado a mediados del siglo XV en el sitio del viejo castillo. En el siglo XV el Palacio del Príncipe fue dañado en dos oportunidades al estallar la pólvora que contenía. Después de la primera explosión, en el año 1435, fue renovado por el famoso constructor Onofrio di Giordano de la Cava, en estilo gótico tardío. En esta oportunidad es cuando los planos del Palacio del Príncipe recibieron las medidas que hoy presenta, con el patio central y el atrio de la  portada y los capiteles fueron construidos por Pietro di Martino, con la indicación   de las formas renacentistas (su capitel con el Esculapio está conservado en la mitad derecha del pilar del atrio). En la explosión del año 1463, la fachada del oeste fue demolida y en su reconstrucción trabajaron por cortos períodos de tiempo, dos renombrados constructores – Juraj Dalmatinac y Michelozzo de Florencia. Después del terremoto del año 1667, el atrio fue parcialmente reconstruido con unas representativas graderías del barroco.
En el Palacio moraba el Príncipe durante su mandato de un mes (él tenía que ser mayor de los 50 años y la misma persona podía ser elegida varias veces, pero tenía que transcurrir dos años de su última elección. El Palacio disponía de una  sala para el Concejo Menor, una  sala para el Concejo de los Solicitados, un aposento para el Príncipe, tribunal, oficina, notaría, prisión, arsenal y almacén. Del Palacio del Príncipe se ingresaba a la sala del Concejo Mayor y sobre las conservadas puertas de la entrada se encuentra la inscripción: Obliti privatorum publica curate – Olviden sus cosas privadas, ocúpense de los asuntos estatales. Muy simple y claro: el bien general debe estar por encima del bien personal, lo cual era uno de los principales postulados del antiguo estado de Dubrovnik.
Sin embargo, las actas estatales de mayor importancia se guardaban en la Catedral. El Palacio del Príncipe contiene muchos muebles y objetos que en el pasado, utilizaban los moradores de este palacio representativo. Las salas más bellas del Palacio son la sala-rococó en estilo de Luís XVI, el despacho del príncipe, sala de música con el reloj de Marmont y el dormitorio del príncipe. Se encuentran expuestos los cuadros de pintores italianos y nacionales, la colección numismática de la República de Dubrovnik, la colección de armas y objetos de la farmacia “Domus Christi” del siglo XV, medallas, timbres y escudos de las familias nobles de Dubrovnik.
En el atrio del Palacio se encuentra el monumento – busto en bronce de Miho Pracata, rico comerciante y benefactor que aquí fue erigido por decisión del Senado del año 1638 (obra del escultor italiano Pietro Giacometti de Recenati). Este rico armador de la isla de Lopud, dejó toda su enorme riqueza al estado; (se trata de 200 mil ducados legítimos) y es el único ciudadano proveniente del pueblo a quien la República de Dubrovnik le levantó un monumento.
En el atrio del Palacio del Príncipe, actualmente se organizan conciertos de música clásica y otros tipos de recitales, especialmente durante los Juegos de Verano de Dubrovnik, porque esta edificación, además de caracterizarse por su belleza, se caracteriza por su extraordinaria acústica.           

LA CATEDRAL                        

La Catedral o la Iglesia Principal ocupa un especial y destacado lugar en Dubrovnik. La actual Catedral de la Consagración de María, ha sido proyectada  en estilo barroco romano por el arquitecto Buffolini de Urbani, y las obras fueron finalizadas por el maestro nacional Ilija Katičić. Fue construida en el mismo lugar donde anteriormente se encontraba la catedral románica destruida en el terremoto del año 1667, y antes que esta, la gran catedral prerrománica del siglo XI, con frescos. Los antiguos cronistas de Dubrovnik relatan que el rey inglés Ricardo Corazón de León (Richard I. Lionheart), regresando de la tercera guerra de los cruzados, se encontró en medio de una gran tempestad en el Mar Adriático, y cerca de la isla pequeña de Lokrum sufrió un naufragio. Se encontraba en un  barco veneciano, retornando a casa en el año 1192. El asustado rey entonces hizo el voto de que, si se salva, construirá dos iglesias: la primera construirá allá donde pondría pie en tierra y la otra en su patria, en Inglaterra. El buque real logró copar el mal tiempo y refugiarse de la terrible tempestad en una bahía de Lokrum. El rey, según la leyenda, ordenó la construcción de la actual catedral de Dubrovnik. La Catedral empezó a construirse  en el siglo XII y fue terminada a mediados del siglo XIV. En ella se encuentran viejos cuadros de antiguos maestros, entre los que también sobresale el políptico de Tiziano “La Consagración de la Virgen”, situado sobre el altar mayor. El valioso relicario de la Catedral contiene las reliquias de objetos santos, elaborados como obras artísticas; que se exponen  una vez al año durante la solemne procesión de la fiesta de San Blas. La tesorería de la Catedral guarda una incalculable riqueza y es al mismo tiempo, un museo en el cual se conservan muchas reliquias de los santos, elaboradas artísticamente en plata y oro en diferentes estilos por los maestros de Dubrovnik y del extranjero. Especialmente son significativas las reliquias de San Blas,  patrono de Dubrovnik (la cabeza, las manos, pies, huesos); bañadas en plata, oro y diamantes. El objeto de mayor valor es la reliquia de la cabeza de San Blas en forma de una  corona bizantina del siglo XII, y la reliquia del Árbol de la Cruz de Jerusalén. La tesorería guarda también numerosas cruces, cuadros artísticos de pintores italianos, flamencos y de Dubrovnik, así como otros numerosos objetos de valor. Según la tradición, los objetos conservados en  el relicario de la Catedral, se guardan bajo  tres llaves.

LA CASA MEMORIAL DE RONALD BROWN   

La Casa Memorial de Ronald Brown fue inaugurada en ocasión del primer aniversario de la trágica muerte del Ministro de Comercio de los Estados Unidos, Roland Brown y sus colaboradores, en la misión de paz del 3 de abril del año 1996, en las cercanía de Dubrovnik. En su honor está puesta la exposición permanente de los cuadros de los tres más destacados pintores de Dubrovnik, de la segunda mitad del siglo XX – Antón Masle, Ivo Dulčić y Đuro Pulitika.

EL PUERTO DE LA CIUDAD

Una de las partes más antiguas de la Ciudad, se formó alrededor del castillo de la gótica tardía cerca del mar, en la zona de la Catedral y más tarde el Palacio del Príncipe, rodeando el puerto de la ciudad. En el siglo XV el puerto recibe los esbozos de su apariencia actual, la misma que se encuentra en la mano de San Blas en el tríptico de Nikola Božidarević de alrededor del año 1500. Por la construcción del puerto en el siglo XV, los méritos se los otorga el ingeniero nacional Paskoje Miličević. En el puerto de la ciudad dominan los tres arcos (el cuarto está tapiado) del Gran Arsenal construido a fines del siglo XII y ampliado en el siglo XV.  Éste era el astillero más antiguo de Dubrovnik. Al lado este del Gran Arsenal se encuentra la Puerta de la Pescadería, construida el año 1381, y a  su lado oeste se encuentran las Puertas de Ponte construidas en el año 1476, de las cuales conduce una de las paredes de la ciudad de la misma época hasta la torre de San Juan, al lado de la cual el año 1873 fue construida la épica Poreporela. La escollera Kaše fue construida el año 1485 según el proyecto de Paskoje Miličević, para la protección del puerto, de los vientos de sudeste y las olas; como también para  la defensa del puerto.





LA EXPLANADA  DE GUNDULIĆ         

Del antiguo puerto de la ciudad subimos al territorio en el que la Ciudad realizó su primera ampliación – Pustijerna. En esta zona se encuentra la bella iglesia barroca de la Virgen del Carmen del siglo XVII, con algunos ejemplos representativos de arquitectura habitacional, como es el palacio de Ranjina del siglo XV y el palacio Skočibuha, de un rico capitán naval de origen plebeyo, del siglo XVI.
Detrás de la Catedral, a través de la explanada de Bunić,  se llega a la explanada de Gundulić donde se encuentra el monumento al gran Ivan Gundulić, obra del escultor Ivan Rendić (el monumento fue descubierto el 26 de junio del año 1893). En el pedestal del monumento se encuentran cuatro relieves poco profundos, que representan los cuatro principales episodios del “Osman”, la obra más conocida de Gundulić. La explanada de Gundulić actualmente es, durante las mañanas, el pintoresco mercado de la ciudad y durante el Festival de Dubrovnik, por las noches se transforma en el precioso y único escenario. Generalmente es también el espacio que utilizan los propietarios de los restaurantes de las cercanías.


LA IGLESIA DE LOS JESUITAS

La escalinata barroca proyectada en el año 1738 por el arquitecto romano Pietro Passalacqua, se enmarca de perfecta manera en el entorno y conduce de la explanada de Gundulić a la explanada de Ruđer Bošković. En este espacio especial domina la Iglesia jesuita de San Ignacio de Loyola, construida en el período entre el año 1658 y el año 1725, según los proyectos del arquitecto Ignacio Pozzo. La fachada y la parte interior de la iglesia, tienen el expresivo sello de barroco. El ápside fue pintado por el español Gaetano García, con las escenas de la vida del fundador del Orden de los Jesuitas, San Ignacio de Loyola. Al lado de la iglesia se encuentra el edificio del famoso  colegio Collegium Ragusinum, al que asistía el gran científico Ruđer Bošković.
Los jesuitas llegaron a Dubrovnik a principios del siglo XVI y trataron de establecer el Colegio Jesuita, pero esto no lo  lograron hasta el año 1658. Posteriormente a la abolición de este orden eclesiástico en el año 1773, el Colegio fue asumido por los “piaristas”. Hoy en este edificio se encuentra el liceo clásico. La antigua biblioteca  de este monasterio, posee más de diez mil volúmenes con valiosos manuscritos e incunables, de escritores de Dubrovnik.

EL GRANERO DE RUPE 

Las autoridades de Dubrovnik se preocupaban de que cada año con tiempo se adquiriese la cantidad necesaria de alimentos para los habitantes, en primer lugar, alimentos de trigo. Los ciudadanos de Dubrovnik adquirían el trigo de Italia, Sicilia, Albania, Grecia Oriental, Tracia y la Bulgaria de hoy y con menor frecuencia, de Egipto y Francia del Sur. El trigo se almacenaba en los silos del granero de Rupe, construido en el siglo XVI, que tenía 15 grandes pozos secos con  una capacidad de 150 vagones de trigo en grano. Por lo general el trigo se podía vender libremente en las tiendas privadas, pero en tiempos de escasez, el Gobierno de Dubrovnik vendía el trigo a precios exactamente determinados. La medida de peso de Dubrovnik para el trigo era el  star, y un star equivalía a 98, 40 litros. Actualmente, en el granero de Rupe de entonces, está establecido el Museo Etnográfico. En la primera planta se presenta la economía tradicional del territorio de Dubrovnik y de la arquitectura rural y en la segunda planta están expuestos los trajes típicos y las artesanías textiles.


EL HOGAR DE MARIN DRŽIĆ

Del granero de Rupe siguiendo por la Calle de Domino, se llega a la Calle Široka (Ancha), la calle perpendicular más amplia en la zona sur de la Ciudad, que conduce a la Plaza. Se pasa al lado de la Iglesia de Todos Santos - Domino (del siglo XVII, con detalles del siglo XI). Al lado de esta pequeña iglesia se encuentra la pequeña casa en la que vivía Marin Držić, el comediógrafo renacentista de Dubrovnik y de Croacia, más conocido. Hoy ella está el Museo Memorial de Marin Držić. Con una interesante y moderna presentación audiovisual, los visitantes se enteran de la vida y obra de este gran escritor.  
No muy lejos, en la Calle “za Rokom” (detrás de Roque), se encuentra una pequeña iglesia renacentista de siglo XVI. En la pared lateral de la iglesia, alguien molesto por el juego de los niños, grabó la inscripción: Pax vobis memento mori gol ludetis pilla 1597, que traducido significaría: La paz sea con ustedes, recuerden que morirán, ustedes quienes juegan con la pelota.

LA IGLESIA ORTODOXA

En el año 1790, el 7 de abril, los serbios de Dubrovnik adaptaron una casa adquirida anteriormente en Posat, como un templo dedicado a San Jorge. Precisamente esta fecha se toma como la fecha de la fundación oficial del Municipio Ortodoxo Serbio en Dubrovnik. En agosto del 1830, al Municipio Serbio Ortodoxo le fue permitido el arreglo del cementerio ortodoxo en Boninovo y la construcción del templo ortodoxo en el sitio que quedó de una casa incendiada que fue  terminado y consagrado el año 1837. Sin embargo, los fieles ortodoxos de Dubrovnik para sus ceremonias religiosas y el servicio de la santa misa, necesitaban un templo más amplio y más elegante; y recolectando todas las licencias necesarias, en el año 1865 se inició la construcción de la iglesia ortodoxa de la Santa Revelación, dentro de las murallas de la ciudad, en el terreno de la antiguamente familia noble, Gundulić. Doce años después, el año 1877, la iglesia fue terminada y consagrada, y desde entonces los fieles ortodoxos de Dubrovnik en ella sostienen sus ceremonias.
El Museo de la Iglesia Ortodoxa en Dubrovnik, que fue abierto en el año 1953, es bastante rico, en primer lugar en íconos de gran valor artístico, que pertenecen a diferentes escuelas de pintura: la de Boka kotorska, la de Dubrovnik, las rusas, griegas, ítalo-bizantinas e ítalo-crética (según la opinión de los expertos, los íconos de las escuelas ítalo-créticas tienen un significado artístico importante y especial y se encuentran inmediatamente después de aquellas que se encuentran en el museo Benaki de Atenas). En el museo se encuentran 78 íconos que provienen del período entre los siglos XV y XIX (algunos son obsequios y otros han sido comprados) y 18 retratos, de los cuales 9 fueron realizados por Vlaho Bukovac; como también otros valiosos objetos.


LA ISLA DE LOKRUM                     

En la parte sudeste de la Ciudad, hacia mar abierto, como un jardín en el mar, se encuentra la pequeña isla de Lokrum. Ninguna isla de Dubrovnik ha crecido tanto con la historia de la Ciudad de Dubrovnik, como lo hizo LOKRUM. Probablemente podemos escribir que Dubrovnik no se hubiese fundado en el sitio donde se encuentra actualmente, si la isla de Lokrum no hubiese sido su apoyo estratégico-militar y la protección natural del puerto de la ciudad, de la actividad destructora de las olas. Porque, esta pequeña isla frente a la Ciudad, impedía todo ataque directo y sorpresivo. Lokrum entró en la historia de Dubrovnik, cuando el municipio de la ciudad, el año 1023, la concedió a los párrocos benedictinos para que en ella construyesen su monasterio. En aquella época esta fue una decisión bastante sabia, porque los benedictinos fueron una orden religiosa muy influyente, de manera que cada disturbio e intento de conquista de la isla de Lokrum, significaba un ataque al bienestar  general de la iglesia, lo cual con seguridad llamaba la atención de la opinión pública internacional. No obstante, la cierta autonomía pastoral que la isla de Lokrum disfrutaba, ella siempre fue parte constitutiva de la integridad  y de la administración territorial de Dubrovnik. Las relaciones entre el Gobierno de Dubrovnik y la orden de  benedictinos, fueron reguladas primero  por el Estatuto, y después por acuerdos especiales y cláusulas. La colaboración entre los abades de Lokrum y la República de Dubrovnik fue muy buena. De esta manera es que los monjes de Lokrum informaban a las guardias de la ciudad sobre los buques enemigos que se acercaban. Durante el día esto lo hacían con el repicar de las campanas y con  humaredas, y por la noche con fogatas. Ejercían misiones diplomáticas y de otra índole en tiempo de guerra, y por esta razón estaban exentos del pago de  algunos tributos de la ciudad y también disfrutaban de otros privilegios (por ejemplo, el abad de Lokrum, en la jerarquía eclesiástica se encontraba inmediatamente después del arzobispo de Dubrovnik).      
El Gobierno de Dubrovnik tenía previsto que en casos de peste y otras desgracias,  las sesiones del Senado se realizasen en esta isla. Por esta razón es que  en la isla se inició la construcción del lazareto-cuarentena que no fue finalizado. Terminando el siglo XVIII, la República de Dubrovnik se encontraba en grandes dificultades financieras. Por eso el 7 de agosto del año 1798, el Senado aprobó la venta de la isla de Lokrum y los bienes del monasterio. El Papa Pío VI, a quien se dirigieron los ciudadanos de Dubrovnik, dio su consentimiento para la abolición del monasterio benedictino en Lokrum. Los pocos monjes benedictinos abandonaron esta pequeña isla y todas sus propiedades en Lokrum y en otras localidades del estado de Dubrovnik, fueron vendidas y de esta manera, después de 800 años, dejó de existir el monasterio de los monjes benedictinos en Lokrum. Los franceses durante la ocupación (1806-1814) levantaron en la cima de isla, la fortaleza Fort Imperial. Esta fortificación fue ampliada durante los años 1832-1833 y en ella ondeó la bandera austriaca durante el periodo entre el año 1814 y el  1918. En el año 1859 la isla de Lokrum fue comprada por los Habsburgos y era conocida por el pueblo como la residencia de Maximiliano de Habsburgo, hermano del emperador austriaco Francisco José I. Él en varias oportunidades moró en Lokrum, y emprendió significativas operaciones en la construcción y en la horticultura. El Archiduque de Austria amplió el antiguo monasterio de Lokrum y levantó la torre con el mirador. Una calidad especial a la isla brindó Maximiliano con el reflexionado arreglo del entorno: organizó nuevos parques y jardines de flores, arregló los bosques, creó caminos y paseos a lo largo de la isla de  Lokrum, adquirió pájaros de las Islas Canarias y de América. Después de la trágica muerte de Maximiliano, el año 1867 en Méjico; en donde fue virrey; Lokrum con frecuencia cambiaba de propietarios y dueños. De tal manera que también estuvo bajo el gobierno del pretendiente al trono, Rodolfo de Habsburgo, quien también dio a construir nuevos edificios y a reacondicionar los parques. Después de su repentina muerte, la pequeña isla fue entregada por un tiempo a los monjes dominicanos y después de la Primera Guerra Mundial, la hija del pretendiente al trono Rodolfo, la condesa Windischgratz, la vendió al Reino de Yugoslavia, el que organizó aquí un hospital para niños. Después de la Segunda Guerra Mundial, el año 1948, la isla de Lokrum fue puesta bajo la protección de los monumentos culturales y de las riquezas naturales y el año 1976, mediante Ley del Parlamento de la República Socialista de Croacia, quedó protegida como  “reservado de la vegetación especial de bosque”.
Una atracción natural, es también el Mar Muerto, pequeño lago con agua salada, comunicado con el mar mediante un estrecho pasaje cubierto, en la parte sudeste de la pequeña isla. La isla de Lokrum hoy es la playa más conocida y más grande de Dubrovnik, cubierta por el bosque de pinos y laureles y otra vegetación subtropical. Además del baño en mar limpio, también causa placer el paseo por esta preciosa y única isla. Durante los meses de verano la isla de Lokrum está comunicada con la Ciudad por embarcaciones de excursiones organizadas.





La mayoría de las fotos fueron tomadas por Andrés Morales Milohnic en Dubrovnik el año 2008





6 comentarios:

  1. Lo único que llegaron a Chile fueron criminales croatas, asesinos de las minorías serbias, judías y cristianas.una vergüenza para el pueblo chileno.

    ResponderEliminar
  2. Croacia estado criminal apoyado por la mafiosa iglesia católica. Vergüenza me da como chileno y latinoamericano que los peores criminales croatas hayan llegado a nuestras tierras.

    ResponderEliminar
  3. Alguien puede decirme que son o significan, las piedras que hay en algunas fachadas de las casas de dubrovnik, y que tiene un agujero en el centro, están a ambos lados de algunas ventanas en su parte superior en el dintel. Gracias

    ResponderEliminar
  4. Alguien puede decirme que son o significan, las piedras que hay en algunas fachadas de las casas de dubrovnik, y que tiene un agujero en el centro, están a ambos lados de algunas ventanas en su parte superior en el dintel. Gracias

    ResponderEliminar
  5. Esta semana estuve de visita en Dubrovnik, Croacia. La ciudad amurallada se muestra aparentemente sumisa ante los enemigos, siempre pacífica se hizo a sí misma. Contrató a arquitectos venecianos para construir su palacios y sus calles de piedra blanca para erigirse como una princesa hermosa. Cuando fue atacada por sus enemigos fue bombardeada con tenacidad asombrosa. Sus habitantes corrían de un ligar a otro para evitar ser flaco de las bombas. La mayoría de sus casa fueron destruidas y las casas quemadas. Ajora, después de veinticuatro años, se encuentra imponente. Su renovación es total. La gran princesa te espera con los brazos abiertos. Te acoge como gran anfitriona y te pasea por sus calles, te ofrece restaurantes de primer nivel y te cuenta leyendas. Hasta pronto Dubrovnik,

    ResponderEliminar
  6. Esta semana estuve de visita en Dubrovnik, Croacia. La ciudad amurallada se muestra aparentemente sumisa ante los enemigos, siempre pacífica se hizo a sí misma. Contrató a arquitectos venecianos para construir su palacios y sus calles de piedra blanca para erigirse como una princesa hermosa. Cuando fue atacada por sus enemigos fue bombardeada con tenacidad asombrosa. Sus habitantes corrían de un ligar a otro para evitar ser flaco de las bombas. La mayoría de sus casa fueron destruidas y las casas quemadas. Ajora, después de veinticuatro años, se encuentra imponente. Su renovación es total. La gran princesa te espera con los brazos abiertos. Te acoge como gran anfitriona y te pasea por sus calles, te ofrece restaurantes de primer nivel y te cuenta leyendas. Hasta pronto Dubrovnik,

    ResponderEliminar